Sábado, 16 de diciembre de 2017
Ciudad Rodrigo al día

Delimitadas las zonas de actuación del nuevo Plan de Protección del Recinto Amurallado

CIUDAD RODRIGO | El nuevo Plan abarca 2,5 veces más extensión que el anterior, que data de 1985

La Comisión de Obras del Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo aprobó en la mañana del miércoles la delimitación de las zonas de actuación del nuevo Plan Especial de Protección del Recinto Amurallado, el documento que regula todo lo relativo a cuestiones patrimoniales y urbanísticas en el centro histórico de Miróbriga, señalando, por ejemplo, qué tipo de materiales o qué tipo de persianas se pueden emplear en el centro histórico.

El Plan Especial que está hoy en día vigente data del año 1985, por lo que, en palabras del concejal de Urbanismo, Domingo Benito, “era importante” volver a elaborarlo, ya que esa versión no recoge algunos trámites urbanísticos y por ende son difíciles de llevar a cabo.

A efectos prácticos, el nuevo Plan permitirá ahorrar tiempo, ya que no será necesario, por ejemplo, que la Comisión Territorial de Patrimonio dé su visto bueno a ciertas intervenciones por desarrollarse en el centro histórico, quedando todo regulado por el propio Plan. Además, el documento ayudará a tomar decisiones en materia de conservación, y permitirá solicitar subvenciones, como el desarrollo de un Área de Rehabilitación Integral (ARI).

El nuevo documento se lleva preparando más de un año, durante el cual se ha procedido a medir todos los edificios del recinto amurallado mirobrigense. Ahora es momento de trabajar ‘sobre el papel’, decidiendo por ejemplo cuál es el área de influencia, donde hay novedades respecto a la anterior versión del Plan.

El Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo ha decidido incorporar el Teso de San Francisco (ya que está declarado como Bien de Interés Cultural junto al recinto histórico) y el Puente Mayor, y se ha decidido hacer una “mejor delimitación de la línea exterior”, de tal modo que el Plan llega ahora a las vías que rodean al glacis y a la muralla (como la Avenida de Sefarad, Avenida Conde de Foxá, etc.). Estas novedades hacen que el área de extensión incluida en el Plan haya crecido 2,5 veces respecto al anterior.

Con ese ‘borde exterior’ definido, se han decidido delimitar tres zonas de actuación. La primera de ellas abarca el conjunto más monumental, englobando la Catedral de Santa María, las Plazuelas de Amayuelas y de Herrasti, el Seminario Diocesano y la Iglesia de Cerralbo. Los dos últimos espacios son novedad en la primera de las zonas.

Como segunda zona, estarían las calles y plazas más céntricas, con la novedad de que el Plan engloba los edificios en su conjunto y no solo sus fachadas. Como tercera zona estarían el resto de calles del área que engloba el Plan. Una de las novedades en lo que a espacios se refiere es que los fosos, la muralla y los glacis pasan a estar considerados como un único edificio militar conjunto, lo que permite “simplificar la documentación”, según Domingo Benito.

En torno a esas tres zonas mencionadas, en la Comisión de Obras de la mañana del miércoles se presentó el borrador de la ordenanza relativa a la primera de las zonas, en la cual quedará reflejada la normativa de actuación en esa zona.

A partir de ahora, se trabajará en todas las ordenanzas y planimetría, siendo el objetivo que antes de que acabe el año se pueda tener el Plan Especial totalmente preparado, para a partir de ese momento iniciar las fases que son necesarias para su aprobación.