Viernes, 15 de diciembre de 2017

Las calles de Candelario

Juan Miguel Pando recoge hermosas estampas de la localidad salmantina

Candelario está emplazado sobre una pendiente pronunciada, lo que ha hecho que sus calles sean empinadas y sus plazas pequeñas.

Hoy en día constituye un buen ejemplo de cómo la arquitectura se ha adaptado al relieve y a las condiciones climatologías a las que está sometida. De su configuración destacan sus empinadas y enrolladas calles recorridas por "regaderas", que son canalillos con agua cristalina recogida de los neveros de la sierra.

Su entorno permite realizar multitud de actividades al aire libre y para todas las edades. Existen numerosas rutas de senderismo para disfrutar del paisaje y multitud de espacios donde practicar bici, y escalada, en roca o hielo.

Un bonito y típico pueblo de montaña, que conserva ese encanto particular y que merece ser visitado.

FOTOGRAFÍAS: Antiguas imágenes de algunas calles de Candelario.

Autor: Juan Miguel Pando
Fototeca Patrimonio Cultural Español.

Esperanza Vicente Macías