Miércoles, 13 de diciembre de 2017

15M 2.0

El “batacazo” de Podemos ha hecho resurgir todas las inquietudes sobre una democracia real, una democracia 2.0 donde la gente tenga algo que decir de verdad, donde la gente pueda participar de forma activa en las cosas que de verdad importan, en vez de limitarse a votar una vez cada cuatro años

Los días previos al 26J las redes sociales estaban como muertas, o puede que estuvieran expectantes hasta ver cuánto daba de sí la política viejuna de los partidos nuevos. Éramos muchos los que desconfiábamos de quienes hablaban de horizontalidad pero practican la verticalidad más absoluta mandándonos al cunero; que hablaban de programas y bases, pero pactan una coalición a la antigua usanza: reuniones de amados líderes a puerta cerrada para reparto de sillones.

La tarde electoral nos dio tristemente la razón: a pesar de que muchos habíamos hecho “voto útil”, porque, aunque no era lo que queríamos, la alternativa era aún peor, lo cierto es que todo el electorado que Podemos no consiguió movilizar para el 20D, volvió a quedarse en casa, arrastrando con ellos a un millón y pico de personas más, que decidieron que “los medios son los fines” y que estos medios, los usados para el 26J, no se parecen en nada ni a los medios ni a los fines del 15M, con lo cual, mucha gente pensó que era mejor no apoyar algo que se sabe de antemano que no va a resolver los problemas de esta mal llamada democracia.

 

El caso es, que después del 26J, una vez pasados los primeros días de estupor, de frustración, de gente borrándose de tal o cual grupo porque no vale la pena luchar por los derechos de quienes se dejan convencer por la política del miedo y prefieren lo malo, o incluso malísimo conocido, a lo “no-se-sabe” por conocer, pasado el análisis del porqué habían fallado todas las encuestas, propias y ajenas, el de poner sobre el tapete todas las posibilidades para el futuro político inmediato y ver que todas ellas desembocan en el hecho casi cierto de que algunos grupos políticos se abstendrán, permitiendo así que sigan gobernando los corruptos con su política de recortes siempre para nosotros y nunca para ellos,… las redes sociales empezaron a bullir con energías renovadas, y, a diestro y siniestro llegan enlaces e invitaciones a grupos de gente que tiene prisa por aportar sus ideas a esa inteligencia colectiva que todo lo puede, gente que está intentando organizarse al margen de los políticos que no permiten que la ciudadanía participe más allá de 5 minutos (o lo que tarde cada uno en meter una papeleta en un sobre y este en una urna), cada cuatro años.

 

No, estos partidos no nos representan. Y no lo hacen por varias razones: una, porque no tienen ningún interés en representarnos, con velar por sus sillones y por seguir trapicheando, tienen suficiente. Y dos, porque no necesitamos que nos representen, en el s.XXI, el parlamentarismo representativo ya no es necesario, nos obligan a hacer cada vez más trámites por internet, incluida la declaración de la renta, para la que ni siquiera hace falta certificado de firma digital, y, sin embargo, en la toma de decisiones nos dejan intencionadamente fuera.

Pero toca organizarse ya, porque la que viene es gorda. El PP ha vuelto a esquilmar la hucha de las pensiones, con lo cual, en cuestión de meses, un par de años a lo sumo, se acabará el dinero, y toda esa gente que sobrevive de la pensión de sus mayores, se quedará sin nada. Y ¿qué pasará ese día? ¿Esa gente se morirá de hambre silenciosamente en la casa de los abuelos o saldrá a la calle a buscar comida? Y si sale ¿buscará comida pacíficamente o la exigirá de forma violenta? Ese día, esa gente ¿entenderá que lo que nos ha traído hasta aquí son las políticas brutalmente neoliberales de la civilización occidental o cargarán contra todo y contra todos?

Por eso es urgente organizarse y algunos ya nos hemos arremangado y nos hemos puesto a ello (hay un grupo de facebook con más de 11.000 seguidores).

El cambio ya ha empezado a producirse, ya es imparable. Podemos solo ha supuesto un paréntesis, un paso atrás para coger impulso. La gente que alguna vez se sintió 15M está cogiendo impulso y se organizará con más fuerza con más capacidad, porque no partimos de la nada, en estos cinco años todos hemos aprendido mucho, se han hecho algunas cosas mal y se ha aprendido de ellas. Y también se han hecho algunas bien, y esas ya se quedan. Definitivamente.