Viernes, 15 de diciembre de 2017
Las Arribes al día

La cosecha de cereza en Arribes, bajo mínimos

La cooperativa de Mieza recolecta 30.000 kilos frente a los 200.000 de 2015, el 90% de industria para conserva
Las constantes lluvias han motivado la peor cosecha de cereza de la historia en Las Arribes | CORRAL

Ni los más ancianos recuerdan un año tan catastrófico en la cosecha de cereza en Arribes. Como recuerda el presidente de la Cooperativa de Mieza, Teo García Sánchez, “lo de este año no lo he conocido jamás”, y tiene cumplidos los 67. Y es que la única cooperativa frutícola de Arribes ha cosechado esta campaña 30.000 kilos de cereza frente a los más de 200.000 del año anterior.

Jesús Sánchez Pascua y Alfredo Hernández Sánchez, y el alcalde de Mieza, también miembro de la cooperativa, coinciden en que este 2016 ha sido el peor año de cerezas que recuerdan, muchos agricultores incluso han desistido de poner en marcha la maquinaria para recoger los cuatro frutos que colgaban de los árboles, una campaña que se ha desarrollado entre el 18 y 25 de junio y que todos quieren olvidar.      

Las causas de esta debacle son varias, peo especialmente derivadas de una: las constantes lluvias. Esa circunstancia tuvo como consecuencia una bajada de las temperaturas en el momento de la floración, lo que se tradujo además en una escasa polinización por parte de las abejas.

Así pues, la cosecha de este año no permitirá librar ni los gastos, pues a pesar de que el precio de la cereza de plaza (para boca) ha mantenido unos precios altos, entre 3 y 4 euros el kilo, en Mieza el 90% de la producción es cereza de industria, es decir, para conserva, y que este año han vendido a la conservera Helio a un precio de 0,80 €/K, “la poca de plaza que hemos tenido se ha vendido a Mecasalamanca”,añade el presidente.

Creada en 1992, cuenta con 115 socios

La Cooperativa de Mieza fue creada en 1992 por 110 socios y en la actualidad está integrada en la cooperativa de 2º grado de Madroñal de la que forman parte cuatro más; tiene 115 socios, cosa extraña si no fuera por las explicaciones de su presidente: “Solo permitimos que se salga un socio al año porque de lo contrario no tendríamos dinero para pagarle lo que le corresponde”.

La mayoría de sus socios son de la localidad, aunque también hay algunos de Aldeadávila y Masueco. La financiación para su funcionamiento se produce principalmente mediante el pago de una cuota anual de 25 euros, aunque la mayor preocupación del presidente es el abandono de los árboles una vez que los actuales propietarios no pueden continuar con las labores del campo.

Ver más imágenes:

PÁGINA DE CAMPO SALAMANCA AL DÍA JULIO 2016 (185 Kb)