Miércoles, 13 de diciembre de 2017
Las Arribes al día

El Santísimo recorre las calles bajo los sones del Mariquelo

BOADA | Hasta 13 niños fueron bendecidos en los tres altares instalados en el trazado por el que discurría la procesión

En total hasta 13 niños recibieron la bendición del Santísimo / CORRAL

El aroma a tomillo y rosas se dejaba sentir este domingo en las calles de Boada para recibir el paso del Santísimo, día grande de estas fiestas que un día tuvieron como principales protagonistas a cofrades y mayordomos, y que ahora lo son aquellos niños que tomaron en estos días previos la Primera Comunión y los nacidos en este último año.

Finalizada la misa solemne, los sones de la gaita y el tamboril del Mariquelo amenizaban la procesión con el Santísimo camino hacia los tres altares colocados en el tradicional recorrido, aunque este año acortado en su primera parte. La emoción de madres y abuelas por ver a los últimos retoños del año recibir su primera imagen del Santísimo se palpaba en el ambiente, un instante que perdura en el tiempo para todos los nacidos en este pequeño pueblo del Campo Charro.

Pero como ocurre en buena parte de los pueblos, el compromiso de cofradías y hermandades solo perdura en el pasado, y a falta de mayordomos, este año las varas fueron empuñadas por el alcalde, Matías Garzón, y el portavoz del PP, José Ramón Martín. Ambos eran acompañados por miembros de la Corporación municipal y de la Hermandad que desde siempre veló por el Santísimo, una comitiva que precedía a la larga procesión que se dirigía a los tres altares del recorrido.

En el primero de ellos, cuatro bebés recibían la bendición Sacramental ante la atenta mirada de los niños y niñas que este año tomaron su primera Comunión. Tras esta primera parada, la ceremonia religiosa se repetía dos veces más, dando muestras de que Boada conserva ese espíritu de la juventud perdido ya en muchos pueblos de la comarca. En el segundo de los altares hubo otros cuatro niños, y en el tercero hasta cinco, una cifra más que destacable en un pueblo de la provincia de Salamanca, pero aún más si se tiene en cuenta que Boada cuenta actualmente con 300 habitantes.    

Concluidas las celebraciones religiosas, El Mariquelo y su grupo de charros ofrecían al público una actuación en la plaza. Para esta tarde-noche está previsto un convite a base de jamón y queso que servirá para coger fuerzas de cara a la segunda verbena de las fiestas, en esta ocasión con el grupo Festival.

Mañana lunes, 4 de julio, el programa se abre a todas las edades con un encierro infantil, la tradicional paella y un Gran Prix con carretones. Ya en la noche habrá un convite de perrunillas y mantecados acompañados de limonada y del ritmo de la charanga La Escala, para concluir con un baile junto a los Goonies.

PARA VER EL PROGRAMA DE FIESTAS COMPLETO, PINCHAR AQUÍ

Ver más imágenes: