Miércoles, 13 de diciembre de 2017
Las Arribes al día

El Festival ‘Burru Folk16’ da un paso para salir del inmovilismo

VILLARINO DE LOS AIRES | Melech Mechaya, Susana Seivane y el prodigioso violín de Judith Mateo cerraban la segunda noche de conciertos de un evento con más calidad que público

El Festival ‘Burru Folk’ puede convertirse en una de las herramientas más potentes para promocionar Villarino fuera de los límites de la provincia, que es donde lo requiere, y solo será cuestión de tiempo si las cosas se hacen como en esta primera edición. Concertar público en su primer año no era tarea fácil, especialmente en un mes de julio que ha perdido el interés para miles de personas que hasta hace un tiempo veraneaban en los pueblos este mes, sobre todo madres e hijos. Por eso, entre otros eventos que también se han organizado este mes en otras localidades como la Feria Cinegética de Lumbrales, el Festival ‘Burru Folk’ puede ser un buen aliciente para que el público recupere su interés por pasar julio en los pueblos, un mes que ha quedado en el olvido y a expensas de las fiestas de San Cristóbal y Santiago en Guadramiro y Sobradillo.

Por supuesto que hay cosas que mejorar, la más apremiante romper los prejuicios y luchar al unísono desde el Ayuntamiento en la misma dirección, especialmente en iniciativas como esta  que pueden contribuir notablemente a poner a Villarino en la agenda de miles de personas y recuperar así el espacio que le corresponde como uno de los pueblos más interesantes del Parque Natural Arribes desde punto de vista etnográfico, cultural y paisajístico. Y en el apartado de ‘intendencia’, facilitar al público que pueda permanecer en la plaza durante las horas que duran las actuaciones. Ayer sábado eran tres conciertos en uno, más de cuatro horas que acabaron pasando factura por el cansancio que supone para una buena parte del público permanecer de pie solo durante más de una hora. Adelantar el montaje de una parte de los tendidos de la plaza de toros parece una buena opción.

Después de la extraordinaria actuación de Folk On Crest y Coetus Ibérica, en la que se pudo observar entre el público a muchos aficionados del folklore residentes en la comarca de Vitigudino, la noche del sábado llegaba con los mejores augurios, aunque no se concretaron durante todo el desarrollo de los conciertos, pues –curiosamente– tras la actuación del grupo portugués Melech Mechaya, conforme avanzaba la actuación de Susana Seivane, aparecían más huecos en la plaza, tal vez por esa circunstancia apuntada respecto a la ausencia de graderío. El broche lo ponía Judith Mateo con su prodigioso violín y rock eterno, que volvía a suscitar el interés del público hasta pasadas las tres de la madrugada.   

Y así, con el taller de Percusión Ibérica, y una exhibición de ‘Danzas del mundo’, concluía este domingo la primera edición del Festival ‘BurruFolk16’, un certamen que tiene los ingredientes necesarios para convertirse en un evento de referencia como ‘Músicos en la Naturaleza’ o el Festival Folk de Sendim, el apoyo de las instituciones y, sobre todo, la ilusión por hacer algo grande.   

EN UNOS MINUTOS SE INCLUIRÁ EN ESTA MISMA INFORMACIÓN UN VÍDEO DEL CONCIERTO DEL SÁBADO

Ver más imágenes: