Viernes, 15 de diciembre de 2017

El impacto del 'Brexit': Reino Unido, segundo destino de las exportaciones de la región

El pasado año las ventas de productos castellano y leoneses en Gran Bretaña alcanzaron los 1.127 millones de euros

La salida de Reino Unido de la Unión Europea tendrá consecuencias negativas para la economía de la comunidad, según los empresarios, ya que este país es el segundo destino de las exportaciones autonómicas por detrás de Francia y al que el pasado año se facturaron más de 1.127 millones de euros.

Desde la Confederación de Organizaciones Empresariales de Castilla y León (Cecale) se asegura que, a corto y medio plazo, el 'Brexit' generaría una incertidumbre y volatilidad que alentarían la depreciación de la libra y su repercusión en el euro. Lógicamente, también pasaría factura al PIB del Reino Unido y, al ser ésta el foco financiero mundial, sus efectos económicos adversos contagiarían a la economía global y, en especial, a las economías con las que mantiene estrechos lazos comerciales.

 

Cecale se suma a la enorme preocupación que están señalando importantes instituciones y entidades económicas y financieras, en cuanto a los severos efectos colaterales que también conllevaría este retroceso hacia un mayor proteccionismo. En particular, y en cuanto a la economía española, los movimientos comerciales y migratorios, el turismo o las inversiones que mantienen entre ambos países, se verían notablemente afectados. Además, según se argumenta desde la Patronal castellano y leonesa, el proceso iría acompañado de un sinfín de cambios regulatorios, así como de renegociaciones de los acuerdos ahora vigentes, a todos los niveles del orden económico y social, con los importantes costes que todo ello conlleva, y con la inseguridad e inestabilidad que genera.

De forma similar se pronuncia el presidente del Consejo Regional de Cámaras de Comercio, Fernando Escobillas, la salida de Reino Unido de la UE perjudicaría los intereses de las empresas en general y, de forma particular, los de aquellas españolas implantadas en Reino Unido, pero también a las exportaciones, “por lo que tendría una clara repercusión negativa en Castilla y León, ya que el pasado año Reino Unido fue el segundo país al que nuestra Comunidad más exportó productos y servicios”, aseguró.

Escobillas también argumentó que esta situación ya está generando incertidumbre en los mercados y en los inversores, además de tener consecuencias económicas negativas para Reino Unido. A su vez, advierte de que la salida británica de la UE implicaría la necesidad de negociar un nuevo acuerdo comercial con el que llegarían nuevos aranceles, encareciendo los productos españoles allí, y también se devaluaría la libra y nuestros productos no podrían competir con los precios que se marcasen en Reino Unido.

En el caso de Castilla y León, Reino Unido tiene una importancia vital en el comercio exterior y el pasado año fue, por detrás de Francia, el segundo destino de las exportaciones regionales con más 1.127 millones de euros, por los 3.829 del país galo, y por delante de países como Italia 1.063 millones, Bélgica (1.055), Marruecos (993), Alemania (967), Portugal (940) y Rumanía (578).

En cuanto a las importaciones, el mercado británico es el cuarto con más peso para Castilla y León y el pasado año se alcanzó una facturación de 729,4 millones, sólo por detrás de Francia (4.367 millones), Alemania (1.530) e Italia (789), y por delante de Portugal (639), Polonia (588), Marruecos (468) y República Checa (460).

Además, tanto las exportaciones como las importaciones mantienen una tendencia al alza en los últimos años. En el caso de las primeras el crecimiento en los últimos diez años ha sido del 37,5 por ciento, al pasar de los 705,1 millones de 2006 a los 1.127,4 del pasado ejercicio, mientras que la importaciones, que en 2010 alcanzaron la cifra récord de 851,1 millones, se incrementaron un 4,3 por ciento, al subir de 698,1 millones a 729,4. El pasado año Castilla y León tuvo un saldo positivo de más de 398 millones de euros.

Automoción

Dentro de la exportaciones, el sector con más peso es la automoción, que aglutina hasta el 70 por ciento del total. Así, la fabricación de motores supone el 28,3 por ciento (318,6 millones), la de automóviles el 27,9 por ciento (314,5 millones), los componentes suman el 7,4 por ciento (83,5 millones), la fabricación de furgonetas el 3,3 por ciento (37,3 millones) y los neumáticos el 2,7 por ciento (30,1 millones). Por detrás, aparecen los preparados capilares, con el 2,1 por ciento (23,2 millones), gracias a la planta burgalesa de L'Oréal.

España sería la octava economía más afectada si hay un 'Brexit' según un informe de S&P. El análisis indica que Irlanda, Malta y Luxemburgo serían las economías que más sufrirían por esta potencial salida de la UE. Las relaciones comerciales entre España y el Reino Unido están valoradas en 55.000 millones de euros al año y, según datos del ICEX, en el Reino Unido existen más de 300 empresas de capital español, mientras que en España hay casi 700 sociedades británicas.

Además, hay actualmente unos 200.000 españoles en Reino Unido, cuya situación quedaría en el aire. Durante dos años, mientras se negocia la relación del Reino Unido con la UE, podrían seguir en el país pero luego quedarían a expensas de las decisiones que pueda tomar el Gobierno británico, como implantar permisos de trabajo.

El FMI y otras instituciones financieras internacionales ya han advertido que la salida del Reino Unido de la UE va a tener un gran impacto en una fragilizada ya economía global, de lo que empieza a dar cuenta ya el nerviosismo en las bolsas estos días. Para la Unión Europea, es además un fuerte golpe que llega además en un momento de extrema debilidad y credibilidad del proyecto por los años de la recesión económica, la grave crisis que ha supuesto la llegada masiva de refugiados y la hostilidad creciente de Rusia.

Fuente: El Norte de Castilla