Martes, 12 de diciembre de 2017
Las Arribes al día

Te comprendo, Pedrito

ANTONIO VICENTE / Juez Canino Internacional
Nolito y Pedro, presente y pasado de la Selección española de fútbol

Estoy seguro, Pedrito, que soy el único español, futbolero, claro, que entiende tu reciente protesta por sentirte relegado a un segundo plano, con tu continua suplencia,  en tu papel de internacional en esta Eurocopa. Comprendo que no admitas que un joven recién llegado de no se sabe bien qué equipo te pase por la izquierda, como dijo el otro día Pedrerol en la tele, que yo le oí decir esto. Tú, Pedrito que llevas desde 2010 en la selección (toda una vida, futbolísticamente hablando), que eres flamante campeón del mundo, ganador de una Eurocopa, que eres de los pocos que has marcado tres goles con la roja en un solo partido,  tú que has gozado del aplauso y la veneración  de las multitudes ¿vas a permitir que quien te usurpa tu puesto natural en el equipo sea un joven casi desconocido con perilla y barba recortada?

Haces bien, Pedrito, tocando  las pelotas, si es tu deseo, las del entrenamiento y las otras, yo te comprendo. ¿Y sabes por qué te comprendo? Por que, como tú  deberías  saber, no eres el primero ni el único. Son muchos los que llevan tiempo quejándose  y urdiendo mil artimañas por resistirse a que les “sor pase” por la izquierda una joven promesa, como dijo el periodista el otro día; vamos, que no has inventado nada.

Tú fíjate  lo que está  haciendo y diciendo  el Ibex 35,  la CEOE, la Conferencia Episcopal,  la  vieja,  y no tan  vieja, guardia de los partidos  tradicionales y todos aquellos  que están  disfrutando de las  mamandurrias que ellos se han auto concedido, o sea lo que llamamos los poderes fácticos, esos que quitan y ponen a su antojo, los que  te pueden poner de titular o  mandarte  al banquillo del olvido cuando y como  les da la gana. Estos no dejan de protestar, ni de  mentir cada día cuando hablan, o  que  recurren al miedo escénico,  todo lo que haga falta y más  para seguir  en el equipo titular, para que sus puertas no dejen de girar, para no perder sus privilegios, por si acaso,  que estos nadie quiere perderlos.

En realidad, Pedrito, solo te ha faltado,  para no perder la  titularidad,  que  yo también  te comprendería dados los precedentes,  hurgar en el pasado de tus compañeros, que no lo son tanto, que en cuanto te descuidas ya ves que  te  quitan  del equipo, y tratar de desprestigiarlos, incluso con mentiras y pruebas fabricadas, que esto ya lo están haciendo otros;  tampoco sería invento tuyo. Podrías argumentar que los centrocampistas no la tocan bien o que el pivote no recupera ni un balón en todo el partido, qué más da si todo vale para no perder el estatus. Al fin y al cabo, como te digo, esto ya lo están haciendo otros; el tema es seguir ahí, donde sea, como sea, de titular, pero seguir.

Después de lo indignada que tienes a la calle, Pedrito,  diré algo en tu favor para que los indignados te comprendan, como te comprendo yo. Tuviste, al menos, la valentía  de venir a  decir que si no eres  titular estás dispuesto a no volver a la selección; esto te honra, sobre todo sabiendo que otros aunque pierdan en el próximo partido la titularidad y el estatus del que vienen gozando, no se irán, se apuntarán voluntarios a seguir entrenando, aunque solo sea para tocar las pelotas.

 Y a ti solo desearte toda la suerte del mundo en tu nueva andadura, con tu equipo,  ahora que sabemos que no vas a volver nunca más a la Selección gracias a la rajada del otro día, en la que hiciste todo el alarde del mundo de tu falta de humildad y compañerismo,  todo para no bajarte del carro ni a la de tres, como ellos.