Miércoles, 13 de diciembre de 2017

La verdadera magia de la noche de San Juan

 

En todos los puntos de la tierra se celebra el paso de la primavera al  solsticio de verano. Si buscamos en la historia, todas las culturas realizan cultos y ritos para dar la bienvenida a una nueva estación dedicada al sol. Desde la época romana, griega, pasando por los celtas. hasta nuestros días, donde tiene su peso  la influencia cristiana hasta tal punto que se denomina NOCHE DE SAN JUAN. Desde las grandes ciudades al pueblo más remoto, hace su hoguera.

 

Esta noche está cargada de rituales y muy diversos: Hogueras para quemar todas las cosas negativas, salir al campo a recoger la verbena para conseguir pareja, bañarse en el mar, ríos o beber de la fuente durante la mágica noche. Lo cierto es que esta celebración está repleta de simbolismo. 

 

Esta fecha es el paso al verano y los días son los más largos del año. La energía sanadora del sol nos cubre y la influencia de la luna es mucho mayor.

Es una buena ocasión para dejar paso a las viejas creencias, a las cosas negativas que nos han sucedido durante los primeros seis meses del año y comenzar con energía renovada el verano.

 

En esta noche cargada de misterio, se unen la fuerza de los cuatro elementos: Fuego, agua, aire y tierra. 

Algunas de los ritos hacen referencia a ellos; saltar la hoguera, bañarse con el agua, respirar el aire de la noche, plantar en la tierra los buenos deseos…. si buscamos, cada cultura tiene sus propias tradiciones, pero todas hacen referencia a un tiempo de cambio y renovación tanto a nivel del planeta como personal.

 

En esta época comienzan a aparecer las crías de los animales, los campos dan sus frutos y hasta los estudiantes recogen sus calificaciones. La realidad es que cada persona  celebra este paso a su manera.

 Personalmente me gusta mucho celebrarlo con buenas amistades y disfrutar de una noche mágica entorno a la hoguera donde quemamos lo negativo de cada una de nosotras y plantamos en un rosal los buenos deseos para los seis meses restantes. Puedo asegurar que la abundancia de rosas del rosal es sorprendente, se diría que lo alimentamos con lo mejor de cada persona y en agradecimiento desborda de belleza. Lo mejor de la noche es gozar de un buen ambiente en compañía de las personas que quieres y llenarse de la energía de una noche especial.

 Dedico estas líneas a todas las personas que a lo largo de mi vida han celebrado conmigo la amistad en lLA NOCHE DE SAN JUAN.