Jueves, 14 de diciembre de 2017

Los heladeros ambulantes, figuras de otros tiempos

Hoy han sido sustituidos por heladerías modernas más acordes con nuestros días y solo recordados por algunas fotografías que quedan de épocas pasadas

El origen de los helados es muy antiguo. Hay quien dice que los antiguos romanos son los inventores del "sorbete". Ellos utilizaban nieve, frutas y miel para preparar este refrescante postre.

Todos hemos oído hablar alguna vez de los heladeros ambulantes, esas personas que en tiempo de verano y con su carrito blanco se recorrían las calles de la ciudad vendiendo sus ricos y refrescantes helados de diferentes sabores, manteniendo su fresca temperatura con trozos de hielo que se vendían en barras.

En las fiesta populares de los pueblos, barrios de las ciudades o en esas romerías donde se iba a visitar al Santo o la Santa en una pequeña ermita, siempre se encontraba algún vendedor de helados que hacían las delicias de pequeños y mayores al poder saborear uno de aquellos helados que venían de maravilla cuando el calor apretaba.

Hoy día el oficio de heladero ambulante quedó en el olvido, siendo sustituido por heladerías modernas más acorde con nuestros días y solo recordados por algunas fotografías que quedan de épocas pasadas.

FOTOGRAFÍAS

  • PRIMERA. Heladero en la entrada de la Plaza Mayor por calle Concejo, donde se pueden observar los establecimientos ya desaparecidos de: Máquinas de coser ALFA y la tienda El nuevo Mundo.
  • SEGUNDA. Heladero en el arco de entrada de la Plaza Mayor.
  • TERCERA. Vendedor de helados frente al convento de las Úrsulas. Fotografía: Cándido Ansede.

Esperanza Vicente Macías