Viernes, 15 de diciembre de 2017

Fachada del Edificio Consistorial en 1865

En las hornacinas aparecen los bustos de Carlos IV y María Luisa de Palma a ambos lados del balcón central del Ayuntamiento, destrozados durante la revolución de 1868 ( La Gloriosa )

En esta imagen de la Plaza Mayor se puede observar que aún no hay rastro de jardines, ni siquiera se atisban las acacias cuyos primeros ejemplares fueron plantados en 1870.

En las hornacinas sin embargo aparecen los bustos de Carlos IV y María Luisa de Palma a ambos lados del balcón central del Ayuntamiento.

Los bustos fueron destrozados durante la revolución de 1868 (La Gloriosa). Años después tras la Primera República, las hornacinas ocuparon los bustos de Alfonso XII y María de las Mercedes, erigidos para la celebración de su visita al Salamanca en 1877.

Sucumbieron durante la proclamación de la Segunda República en 1931, dejando la ya conocida y habitual estampa de las hornacinas vacías.

La corona real de hierro fundido destaca sobre la la espadaña del Ayuntamiento, diseñada por el arquitecto municipal Tomás de Cafranga en 1852. Esta corona desapareció en 1873 tras la instauración de la Primera República, quedando solo su base en piedra.

FOTOGRAFÍA: Fachada del Edificio Consistorial en la Plaza Mayor de Salamanca. 
Autor: Jean Laurent h. 1865.

Esperanza Vicente Maciás