Jueves, 14 de diciembre de 2017

La esperanza de vida en Castilla y León, por encima de la media nacional con 84 años

Mantiene una tasa de natalidad inferior a la media nacional por lo que es la comunidad con mayor tasa de dependencia
La sanidad de Castilla y León, líder en Atención Primaria y en accesibilidad

El consejero de Sanidad, Antonio María Sáez, ha presentado hoy los datos del Informe Anual del Sistema Nacional de Salud 2015, en el que se extraen conclusiones como el incremento de la esperanza de vida, la reducción de las tasas de mortalidad, la alta frecuentación a la consulta del médico de familia o las mejoras en la formación de los residentes, entre otros muchos indicadores.

El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad ha publicado el Informe Anual del Sistema Nacional de Salud 2015 que elabora sobre la salud de la población española y el estado del SNS en cuanto a organización, gestión sanitaria y resultados. Los datos procedentes de los sistemas de información y estadísticas oficiales permiten hacer una comparación de la sanidad de Castilla y León con el conjunto de comunidades autónomas y el Sistema Nacional de Salud.

El informe revela un primer dato de interés: mientras la población de Castilla y León representa el 5,3 % del total nacional, los recursos sanitarios de la Comunidad tienen un mayor peso en el conjunto nacional, ya que aportamos el 6,25 % de los médicos y el 5,8 % de las enfermeras de todo el SNS; disponemos del 8,1 % de los centros de salud, del 36 % de los consultorios locales, del 7,4 % de las oficinas de farmacia o del 5,91 % de las camas hospitalarias de los hospitales públicos; y nuestro gasto sanitario representa el 5,97 % del total nacional.

El estudio se divide en apartados básicos que analizan las cuestiones fundamentales sobre el estado de salud, los sistemas sanitarios y la percepción y opinión de los ciudadanos respecto a los mismos en las distintas comunidades autónomas.

Demografía y estado de salud

Menos nacimientos y mayor esperanza de vida. Si España, con 83,1 años, presenta la mejor esperanza de vida al nacer de la UE-28, Castilla y León supera la media nacional –es la tercera comunidad con una edad superior-, pues alcanza los 84 años; en los últimos 12 años, la esperanza de vida en la Comunidad se ha incrementado en 3,7 años. Además, a los 65 años la esperanza de vida es de 21,6 años, lo que supone un aumento de 2,4 años respecto a 2001 y hace de Castilla y León la segunda comunidad con mayor esperanza de vida al cumplir los 65 años.

La tasa de natalidad en Castilla y León es sensiblemente inferior a la media nacional. La combinación de estos datos, mayor esperanza de vida y menos natalidad, hace que sea la comunidad con mayor tasa de dependencia (esta tasa mide el porcentaje de menores de 16 años y mayores de 64 con respecto a las personas en edad productiva, de 16 a 64 años). Un reto demográfico y asistencial al que se confrontarán también otras comunidades en las próximas décadas. 

Por su parte, la tasa de mortalidad ajustada por edad es de 418,1 por 100.000 habitantes frente a la cifra de 452,9 nacional; en comparación con el año 2001, esta tasa desciende en un 19,4 %. Se trata de una de las cifras más bajas de España y destaca la baja incidencia de mortalidad por causas susceptibles de prevención con medidas de salud pública y vinculadas a la asistencia sanitaria, como la cardiopatía isquémica (quinta comunidad con menor tasa de mortalidad), enfermedades cerebrovasculares (tercera comunidad menor), cáncer de pulmón (tercera menor) o cáncer de mama (quinta menor), entre otras. Por el contrario, tenemos peores datos en mortalidad por causas externas, en particular, por accidentes de tráfico.

Por otra parte, algunos hábitos poco saludables como el consumo de tabaco o el consumo diario de bebidas alcohólicas tienen una prevalencia más baja en Castilla y León que en la media de las comunidades autónomas. El porcentaje de personas con obesidad también es más bajo en la Comunidad.

Recursos asistenciales

Liderazgo en accesibilidad y en Atención Primaria. En cuanto a recursos asistenciales, Castilla y León ocupa la primera posición tanto en médicos de familia y pediatras como en enfermeras de Atención Primaria, con tasas por cada 1.000 tarjetas sanitarias de 1,1 y de 0,9 respectivamente, frente a una media nacional de 0,8 y de 0,6. En el ámbito hospitalario, la tasa de médicos por cada 1.000 habitantes es de 1,7 y la de enfermeras, de 2,9.

La accesibilidad es otro de los puntos fuertes de la sanidad de Castilla y León: la Comunidad cuenta con 247 centros de salud y 3.655 consultorios locales, con una tasa por cada 100.000 habitantes –consultorios más centros de salud- de 157,4, es decir, más de cinco veces superior a la media nacional, cuya tasa es de 28,2 por cada 100.000 tarjetas sanitarias. Muy por encima de la media de España –segunda en el ránking de comunidades- está también el número de oficinas de farmacia por cada 100.000 habitantes, con 66 en Castilla y León y 47 en el ámbito nacional. El número total de oficinas de farmacia en la Comunidad es de 1.631.

En cuanto a la Atención Especializada, Castilla y León cuenta con un total de 36 hospitales –14 de ellos públicos-, con una tasa de 1,4 por cada 100.000 habitantes. El número total de camas en funcionamiento en los centros públicos es en la Comunidad de 6.471, lo que supone 2,6 camas hospitalarias por cada 1.000 habitantes, una tasa que supera la media nacional en un 13 %. Además, hay 697 puestos de hospital de día.

En lo que respecta a la alta tecnología, los centros públicos de Castilla y León cuentan con 26 equipos de TAC (Tomografía Axial Computarizada) y 17 de RNM (Resonancia Nuclear Magnética). Además hay 18 mamógrafos y 10 aceleradores lineales.

Además, los hospitales de Castilla y León cuentan en la actualidad con cuatro servicios de referencia para el Sistema Nacional de Salud: queratoprótesis, en el Hospital Clínico Universitario de Valladolid; tumores intraoculares, en el Hospital Clínico Universitario de Valladolid; reimplantes, entre ellos mano catastrófica, en el Hospital Universitario de Burgos; y, el más reciente, trasplante de páncreas, en el Hospital Clínico Universitario de Salamanca.

Actividad, calidad y accesibilidad a los servicios sanitarios

La frecuentación a la consulta del médico de familia en Castilla y León es la más elevada de todo el Sistema Nacional de Salud, con 7,9 por persona asignada y año. En el caso de los profesionales de enfermería de Atención Primaria, la frecuentación es de 3,7, la segunda por comunidades autónomas. Es, pues, otro dato que pone de manifiesto la facilidad de acceso al sistema sanitario público en la Comunidad.

En cuanto a las coberturas en los programas de vacunación infantil, las cifras se sitúan por encima del 93 % en primovacunación (niños de 0 a 1 año) y por encima del
90 % en el caso de las dosis de refuerzo en los niños de entre 1 y 2 años. En relación a la vacunación de adultos, Castilla y León es la segunda comunidad en cobertura de vacunación frente a la gripe en personas mayores de 65 años, con un 66,1 %.

Otro de los indicadores que analiza el Informe Anual del Sistema Nacional de Salud es el de los cribados poblacionales para la detección precoz del cáncer. Así, el 74,5 % de las mujeres con edades comprendidas entre los 45 y los 69 años se hacen las mamografías recomendadas y el 83,8 % de aquellas que cuentan con entre 25 y 64 años se realizan una citología vaginal con la frecuencia adecuada para la prevención del cáncer de cuello de útero.

En cuanto a donación y trasplantes, Castilla y León también aporta buenas cifras. De los 4.360 trasplantes de órganos que se realizaron en España en el año 2014, 179 se realizaron en Castilla y León: 117 de riñón, 44 de hígado, 10 de corazón y 8 de páncreas. Por su parte, la tasa de donantes de sangre en Castilla y León es de 42,1 por cada mil habitantes, lo que sitúa a la Comunidad en segundo lugar –empatada con el País Vasco y sólo por detrás de Extremadura-.

Ordenación profesional y formación continuada

En julio de 2014 se publicó el Real Decreto 640, por el que se regula el Registro Estatal de Profesionales Sanitarios, con la finalidad de facilitar la planificación de las necesidades de profesionales sanitarios del Estado y coordinar las políticas de recursos humanos del Sistema Nacional de Salud. La publicación de este Real Decreto ha supuesto una importante reforma del sistema de formación sanitaria especializada y poder contar con mayor información y transparencia sobre las demandas y necesidades profesionales de la sanidad pública española.

Según los datos publicados por el Informe Anual del Sistema Nacional de Salud, Castilla y León contaba en el año 2014 con 1.644 residentes, lo que supone 66,2 por cada 100.000 habitantes, una cifra por encima de la media de las comunidades autónomas, cuya tasa es de 63,6. Asimismo, había un total de 645 plazas acreditadas, es decir, 26 por cada 100.000 habitantes, por encima también de la tasa de 20,8 por cada 100.000 nacional.

Prestación farmacéutica

El desglose que se hace por comunidades corresponde a datos de cierre del año 2014, año en el que el gasto farmacéutico creció en la mayoría de ellas: en Castilla y León este incremento fue del 2,7 %. Por otra parte, Castilla y León se sitúa en segundo lugar en consumo de medicamentos genéricos, con un 55,5 % del total y sólo por detrás de Andalucía –la media de España es del 48,4 %-.

Gasto sanitario

El Informe Anual del Sistema Nacional de Salud 2015 pone de manifiesto que un
56,7 % del gasto sanitario total en España se destina a servicios de asistencia curativa y de rehabilitación, seguido en importancia por gasto en productos médicos dispensados a pacientes ambulatorios -22,7 %-; gasto en servicios de atención de larga duración, con un 9,3 %; y el gasto en servicios auxiliares de atención de la salud, que suponen un 4,9 % del total.

El informe recoge que el gasto sanitario público consolidado de las comunidades autónomas supuso en 2013 un total de 56.746 millones de euros, lo que representa el 5,4 % del PIB. El gasto medio per cápita en el ámbito nacional es de 1.208 euros. En el caso de Castilla y León, el gasto sanitario fue de 3.391 millones de euros, lo que supuso un 6,3 % del PIB y un gasto de 1.346 euros por habitante. Nuestro gasto sanitario es, en relación con el PIB regional, un 20 superior al de la media de las comunidades españolas; en términos de gasto por habitante, un 11,4% superior.

E-Salud

El Informe pone de manifiesto el hecho de que Castilla y León se ha incorporado tardíamente al sistema de receta electrónica, constatando su baja utilización y su escaso conocimiento por parte de los ciudadanos.

Opinión de los ciudadanos

La percepción que los ciudadanos tenían en Castilla y León de la sanidad pública era valorada en 2014 –año que analiza el Informe en este indicador- con un 6,6, por encima de la media nacional, cuya puntuación media era de 6,3. En 2015, según los datos recogidos en el Barómetro Sanitario, publicado el pasado mes de mayo, esa cifra siguió con un ligero ascenso hasta llegar al 6,7.

La Atención Primaria es también en 2015 el nivel asistencial con una mejor puntuación a nivel global, con una calificación de 7,38 en el ámbito nacional y de 7,44 en el caso de Castilla y León. Destaca además que en Atención Primaria el 72,10 % de los castellanos y leoneses elegirían un centro público a la hora de tener que utilizar un servicio sanitario y el 73,50 % lo escogería en el caso de tener que permanecer hospitalizado.