Lunes, 18 de diciembre de 2017

Alencart, un Quijote recorriendo los caminos todavía posibles

Para el notable poeta brasileño, “Esta poesía es  conmovedora en sus palabras solidarias, en esa búsqueda que no termina nunca en aquellos que no dejan de soñar con un mundo mejor”

De nuevo el poeta Alfredo Pérez Alencart deja que su poesía recorra ese río de sentimientos humanos para dignificar esa misma poesía que está careciendo de cuidados especiales. Cuidados especiales como este bellísimo canto de alabanza “El pie en el estribo” (Edifsa, Salamanca, 2016. Con hermosa pintura de Miguel Elías en la portada), donde la poesía se hace más viva cosechando las semillas del Quijote, ese caballero de la triste figura que asó soñar y dejar que su sueño viviese a lo largo del Tiempo.

La poesía de Alfredo Pérez Alencart toca la dignidad humana en un tiempo de absoluta devastación de la belleza que todavía insiste en existir, a pesar de toda la ‘brutalización’ reinante. El poeta Alfredo Pérez Alencart es un Quijote recorriendo los caminos para descubrir el mundo y volverlo mejor. Camina este poeta cultivando su sueño, lo que nunca se podrá perder. Siempre será necesario soñar, siempre será necesario levantar las manos y clamar con la palabra necesaria la alabanza de la poesía que se acrecienta y se cubre de vida, para que todos puedan vivir.

Los quijotes existen para el bien de las cosas que todavía quedan en un mundo sin rumbo. Existen y hacen de su palabra la plegaria necesaria para que el sol, al final, pueda pertenecer a todos y no solamente a algunos. Este bello canto de nuestro poeta peregrino que lleva el sueño de la poesía y de la vida, revela ser necesario enfrentar con la laza de la solidaridad toda hostilidad que devora la palabra y la de en un mundo mejor.

Ese poeta peregrino de la palabra, Alfredo Pérez Alencart, escribe una poesía digna. Especialmente digna y noble en lo que tiene que decir, un poema que se extiende mucho más allá de las palabras y del propio poema, porque alcanza al ser humano en su más profunda intimidad ante un mundo destruido en casi todo. Alfredo es ese Quijote recorriendo los caminos todavía posibles. Esta poesía es atingente. Esta poesía es  conmovedora en sus palabras solidarias, en esa búsqueda que no termina nunca en aquellos que no dejan de soñar con un mundo mejor. Basta comprender este Poema en sus palabras que cortan un tiempo de oscuridad y permite que brille la luz.

Nadie tiene o tendrá el derecho de apagar esa luz. Por eso todavía existen la poesía y poetas como Alfredo Pérez Alencart, esa poesía que abre el desierto de ideas y de las intolerancias. Esa poesía encontrada aquí en este “El pie en el estribo’, un libro de alabanza a la poesía y al sueño todavía posible de soñar.