Viernes, 15 de diciembre de 2017
Ciudad Rodrigo al día

Así fue ‘Kyrios’: 5 capítulos y 200 piezas, las más antiguas del siglo X

En la muestra no estuvieron, aunque se pensó en ello, el Retablo de Fernando Gallego y el grupo escultórico del Calvario de Juan de Juni
Foto oficial en la exposición en el momento de la inauguración | Fotos Adrián Martín

La muestra Kyrios (Cristo, en griego) que albergó la Catedral de Santa María fue la última que acogió una Seo, iniciándose posteriormente otra serie de ‘Edades del Hombre’ en basílicas, concatedrales y otro tipo de templos. La cita de Miróbriga fue la 13ª de la historia, ya que también se habían celebrado exposiciones en Nueva York (Estados Unidos) y Amberes (Bélgica).

Kyrios se dividió en 5 capítulos repartidos por toda la Catedral, entrando por la Puerta de las Cadenas, y saliendo por la Plazuela de Amayuelas.

El primer capítulo, Según las Escrituras, tenía como temática los anuncios proféticos de la llegada de Cristo. El segundo, Puso su morada entre nosotros, versaba sobre el nacimiento, infancia y vida oculta de Jesucristo. La siguiente parte, denominada Pasó haciendo el bien, trataba del misterio público de Cristo (es decir, sobre su predicación, signos y milagros). La cuarta parte, Misterio Pascual, incluía la preparación al Misterio Pascual, la Pasión, Muerte, Sepultura y Glorificación, y por último, Ven Señor, Jesús, presentaba al Cristo Juez y Salvador.

La exposición –cuyo comisario fue José Ángel Rivera de las Heras- incluyó en total cerca de 200 piezas llegadas de toda la Comunidad, y también de Portugal, pasando por todo tipo de estilos artísticos: románico, gótico, renacentista, barroco, neoclásico y moderno, siendo las más antiguas del siglo X. Como lugar destacado, el coro -que había sido restaurado recientemente- estuvo ocupado por una serie de cruces de altar y procesionales.

Junto a las piezas hubo varios montajes audiovisuales, como el preparado en el Pórtico del Perdón, que recogía la vida de Cristo y su madre. Para que instalaciones como ésta se vieran perfectamente, los bomberos de Ciudad Rodrigo y hasta escaladores profesionales taparon algunas de las ventanas de la Catedral.

Durante los meses previos a Las Edades, se intentó que alguna de las tablas del retablo de Fernando Gallego que ocupó en su día el Altar Mayor de la Catedral viniera desde su actual sede, en la Universidad de Tucson (Arizona, Estados Unidos). Sin embargo, no fue posible, y se decidió colocar un audiovisual relativo al retablo en la zona del Altar Mayor.

Asimismo, también se pensó en contar con el grupo escultórico de El Calvario de Juan de Juni, pero tampoco formó parte de la muestra. Eso sí, el grupo sí estuvo en Ciudad Rodrigo aquel año, como parte de una exposición de diez piezas del Museo Nacional de Escultura titulada El entorno escultórico de Juan de Juni que se pudo ver en el Palacio de Los Águila y que fue inaugurada por la que era ministra de Cultura, Carmen Calvo, dos semanas antes de la apertura de las Edades.

El Palacio de Los Águila también acogió otra muestra, Universo Lis, que recogía parte del legado de Manuel Ramos Andrade (y que recibió más de 88.000 visitas). Se componía de más de 100 piezas (el 70% nunca había sido expuesto públicamente), e incluía óleos de Celso Lagar, y varias muñecas y autómatas. Además, hubo exposiciones de todo tipo en la Casa de la Cultura, el Parador, el Porvenir, y en el Seminario.

 

Reportaje gráfico: Adrián Martín