Lunes, 11 de diciembre de 2017

Calle Obispo Jarrín

Jarrín Moro nació en Salamanca en 1848 y llegó a ser obispo de Plasencia, pero su mayor preocupación era poder llegar a sacar de la pobreza la comarca de las Hurdes

Esta empinada calle se encuentra entre el Mercado Central y la Plaza de San Julián. Construida en el siglo XII se habilitó un acceso hacia la entonces Plaza de las Verduras, que más tarde fue ensanchada debido al poco espacio para el paso de carros primero y coches después.

Fue Bajada de San Julián hasta mediados del siglo XX que se decidió llamarla Obispo Jarrín, en ella se encuentra la iglesia de San Julián de origen románico de Salamanca y reformada en los siglos XVII y XVIII.

Francisco Jarrín Moro nació en Salamanca el 20 de marzo de 1848. Fue coadjutor de Peñaranda y ecónomo de Ledesma, dirigiendo en el primero el colegio de San Miguel. Conocido sacerdote, intelectual e impulsor de numerosos proyectos, llegó a ser obispo de Plasencia pero su mayor preocupación era poder llegar a sacar de la pobreza la paupérrima comarca de las Hurdes. 

Era académico correspondiente a la real Academia de la Historia y escribió varias obras didácticas. Pero sin duda alguna podemos hablar de sus famosos sermones, siendo notables sus panegíricos o alabanzas del Beato Juan de Ávila, su oración fúnebre de Doyagüe y otras.

Propuesto para obispo de Plasencia, fue consagrado el día 1 de mayo de 1907, haciendo su entrada el 15 del mismo mes, le gustaba mucho nuestra ciudad, y solía pasar los veranos en la ciudad de Béjar, donde fundó un Centro Social.

Pero su labor se centró principalmente en un solo proyecto: La comarca de las Hurdes.

FOTOGRAFÍAS

PRIMERA
Obispo Jarrín y plaza de San Julián.
Autor: Antonio Passaporte.

SEGUNDA
En esta imagen de la calle Obispo Jarrín   se puede ver como la iglesia de San Julián está apuntalada.

TERCERA
Calle Obispo Jarrín
Venancio Gombau.

CUARTA
Plaza de San Julián al finales de los 60.

Esperanza Vicente Macías