Domingo, 17 de diciembre de 2017

Charras y mozos de Aldeadávila en los 60

Las mujeres conservan la mantilla de negro terciopelo, con lujosos bordados, bajo la que asoman las rodelas con sus siete agujas de afiligranadas cabezas y sobre el mantón de flecos collares de bellotas de oro, mientras que los hombres han bastardeado el traje típico

Junto al profundo cañón del Duero, en la raya de Portugal está Aldeadávila. Sus trigales naciendo entre peñascos. Municipio y localidad española de la provincia de Salamanca, se distingue como el núcleo de población más importante del noroeste de la comarca de Vitigudino. Desde las visitas de Miguel de Unamuno se la conoce como El corazón de las Arribes.

Las mujeres conservan el más puro traje charro. Mantilla de negro terciopelo, con lujosos bordados, bajo la que asoman las rodelas con sus siete agujas de afiligranadas cabezas y sobre el mantón de flecos collares de bellotas de oro.

Los hombres han bastardeado el traje charro, en lugar de adoptar la vulgar blusa de percal de otros lugares, han puesto la moda de vestir graciosas blusillas cortas, llenas de complicados adornos, que en algunos casos cubren casi por completo la prenda. 

FOTOGRAFÍAS:

José Ortiz Echagüe (años 60). Del libro: España-Tipos y Trajes.

  • PRIMERA: Aldeadávila-Charras de fiesta.
  • SEGUNDA: Aldeadávila-Mozos en domingo.

Esperanza Vicente Macías