Domingo, 17 de diciembre de 2017
Ciudad Rodrigo al día

Pase lo que pase, denles las gracias

El Ciudad Rodrigo llega al episodio 100 del ciclo que se inició un 5 de octubre de 2013 en el Municipal de Cantalapiedra

Cada primer domingo del mes de noviembre los cinco distritos de la ciudad de Nueva York se engalanan para vivir el espectáculo de su Maratón, por la que se pelean por asistir runners de medio mundo. Todos los que llegan a meta reciben una medalla, como ocurre en otras muchas carreras. Sin embargo, aquí hay una peculiaridad: como en una especie de ritual, los atletas se dejan esa medalla colgada al cuello al menos hasta el día siguiente para andar por la calle, lo que sirve para que todos aquellos con los que se van cruzando les vayan felicitando por haber acabado la carrera, sin importar el puesto.

Aquí en Ciudad Rodrigo a partir de hoy domingo deberíamos hacer algo parecido, aunque no haya medallas de por medio. Pase lo que pase en el encuentro que jugará el Ciudad Rodrigo frente al Cristo Atlético, y sea cual sea el destino final del equipo, no estaría de más que si se cruzan con algún jugador o integrante del cuerpo técnico del equipo en los próximos días les den las gracias por todo lo que les han hecho vivir esta temporada. Porque, se mantenga o se pierda la categoría, las historias vividas quedarán grabadas para siempre en la memoria individual y en la colectiva.

Todo lo que hemos vivido

Denles las gracias por haber llegado el primer día a un lugar como La Bañeza tras 33 años de ausencia en 3ª y haber comenzado marcando y al final sacar un empate, todo ello además viniendo de Provincial. Denles las gracias por demostrar que cualquier hipotético ‘trauma’ por el regreso se olvidó pronto empalmando victorias contra Burgos Promesas y Sporting Uxama. Denles las gracias, cómo no, por demostrar que las copas entran muy bien en el mes de septiembre, con dos memorables noches frente al Villaralbo y frente al Zamora.

Denles las gracias por no ser sólo buenos con el pie, sino también arrimando el hombro poniéndose detrás de una barra de bar en la Feria del Caballo justo en el fin de semana que tocaba hacer uno de los viajes más largos del año. Por haberse resarcido de la derrota más amarga del año previo en Regional, la del derby frente al Santa Marta. Por haber hecho vibrar a la afición con un jugador de campo bajo palos como Pelu para mantener un punto que antes había rescatado Iñaki in extremis.

Denles las gracias por haber conseguido otro punto (o mejor dicho, puntazo) en el lugar donde en la tarde del domingo se decide todo gracias a una memorable tarde de Manu, de la que quedó constancia en vídeo. Por haber sido una piña a la hora de librar el partido más importante de la temporada -al fin y al cabo lo de hoy es sólo fútbol- que se jugó en un hospital, y que acabó con una victoria que se está terminando de rematar estas semanas.

Denles las gracias por apuntarse al espíritu heroico del Mirandés en su propia tierra sumando una victoria que parecía imposible. Por haber dado la cara, aunque se perdiera, en la casa de un equipo ‘profesional’ como el Zamora, que entrena todos los días. Por haber sido capaces de jugarle de tú a tú a un equipo gallego en su casa en esa competición llamada Copa Federación que sólo los más frikis conocíamos. Por brindarnos un regalo anticipado de Navidad con una preciosa victoria con remontada final frente al Cebrereña

Denles las gracias por habernos hecho vivir una noche copera con charanga y prórroga, que sí, acabó mal, pero que es inolvidable, y que menos mal que acabó mal porque si no algún espectador tendría que haber acabado jugando algún partido ante la plaga de lesiones. Denles las gracias por, pese a estar destrozados en todos los sentidos de esa noche copera, haber cerrado el año sumando otro punto como visitantes de nuevo con Manu en plan estelar.

Denles las gracias por no haberse dejado ir por esa plaga de lesiones, y en consecuencia, de malos resultados (no era fácil en esos momentos en pensar en llegar vivos al último día tras 7 derrotas seguidas). Por haber jugado un partido el Sábado de Carnaval, que estas cosas siempre tienen su mérito (aunque la tarde también acabase mal). Por haber vuelto parcialmente a la senda correcta en un día de los que más se disfrutan, en un derby, frente a un equipo que, no les parezca mal, no nos gustaría medirnos el año que viene. Por confirmar ese regreso a la senda sacando un punto en esa provincia mágica durante los últimos dos años, Valladolid.

Denles las gracias por haber resucitado en el partido que parecía más difícil para hacerlo, frente al Palencia Balompié, con una remontada que también quedará para siempre. Por haber cogido sus propios coches para viajar hasta Bembibre ante la falta de autobuses. Por haber resistido 65’ minutos en Burgos con uno menos hasta lograr traerse un punto. Por haber conseguido aquella victoria clave en tierras numantinas con aquel solitario gol de Caramelo que hubo que defender casi 90 minutos, lo que llevó a contar por triunfos los dos partidos más lejanos en kilómetros (Miranda y éste).

Denles las gracias por haber resistido en la vuelta 70’ con la portería a 0 frente a un equipo, el Zamora, que esperemos que suba más pronto que tarde. Por aquel gol de Pando frente a la Cebrereña que dio un punto ‘de equilibrio’ para llegar al final vivos. Por no haber generado ningún infarto en el partido del pasado domingo frente al Becerril pese a todas las ocasiones falladas. Por haber llegado vivos y dependiendo de sí mismos al último día tras 33 años de ausencia en la categoría.

Y denles las gracias por montarse este domingo una vez más en el bus para meterse otra buena tanda de kilómetros que unir a los ya casi 10.000 que lleva acumulados el equipo en viajes para jugar en Liga, a los que hay que unir el ‘bonus’ de la Copa Federación, y por supuesto, todos los kilómetros hechos A-62 arriba, A-62 abajo, para entrenar los martes, los jueves y los viernes (u otros días si había Champions), incluidas las frías noches invernales, que de esas siempre nos olvidamos los que solo vamos al campo un domingo cada 15 días.

Denles las gracias, en definitiva, por los 42 capítulos, con el de hoy, de esta temporada deportiva. Y dénselas también, por qué no, por los capítulos previos que permitieron llegar aquí, con un ciclo ‘dorado’ que empezó un 5 de octubre de 2013 con un partido en Cantalapiedra (en el que se ganó 0-5). Fíjense, del Municipal de Cantalapiedra a un estadio, el del partido de hoy, donde entran 8.000 personas. Las vueltas de este deporte donde los jugadores de Dinamarca pasaron en el 92 de estar literalmente en la playa a ganar la Eurocopa por la expulsión de Yugoslavia.

Ese ciclo completo de estos tres años en Provincial, Regional y 3ª División tiene una curiosidad numérica. Con este último partido, el Ciudad Rodrigo se pone, literalmente, a 100. Esa es la cifra que sale de sumar los duelos de aquel enrevesado año en Provincial con tres fases, del año en Regional ‘estilo Leicester’ (ya caerán, ya caerán y…), todos los partidos de 3ª así como los cuatro de la Copa Federación.

100 batallas, 40 nombres

En estas 100 batallas ha habido 7 jugadores que han estado desde el primer día: Manu, Julián, Exkuy, David Risueño, Víctor, Gabri –el único de los goleadores en Cantalapiedra que continúa- y Rober, el jugador que justo subió al primer equipo desde el Juvenil para empezar este ciclo dorado. Hubo otros dos que hoy siguen que se incorporaron cuando aquella temporada en Provincial todavía estaba imberbe, Maza y Marcial.

Al año siguiente regresaron al equipo tras un año de ausencia Diego y Alberto, y se unió More, junto a Pelu y Adolfo, que se incorporarían con la temporada en marcha llegando a tiempo para entrar en el estudio a grabar junto a los que estaban en ese momento el nuevo himno del Club (sus voces seguirán sonando por la megafonía en el futuro). Mientras, para el año en 3ª División se sumaron Pepo, Caramelo, Iñaki, Pando, Saúl, Esteban y Javi Moríñigo, quién ya estuvo en la final a doble partido de la temporada en Provincial. El último en llegar para los episodios finales fue Santi, allá por el mes de enero, en el cual también tuvieron que hacer apariciones con el equipo varios juveniles, dejando algunos su sello como Dani Crespo con un golazo en Segovia.

En estos tres años ha pasado por el Club casi otra plantilla entera, siendo los últimos en decir adiós, con la actual temporada en marcha, Francis y Eneko. En años previos también fueron de la partida los Rubén, Lucas, Álvaro Sastre, los dos Cristian, Mota, Joan, Luisfer, Luis Andrés, Hernan, Mario Sopale, Diego Arriazu, Jorge H., Sevi, Adrián y Raúl. Cada uno con diferente grado, y aunque sea indirectamente, su esfuerzo también ha tenido que ver en llegar vivos al último día de 3ª, por lo que las gracias pueden ser extensivas a todos ellos, al igual por supuesto que a todos los técnicos y ayudantes encabezados por Astu y Aris Marcos. Quedaría bien poner asimismo los nombres de todos ellos, pero seguro que nos dejábamos a alguien.

Evidentemente, el deseo es que este ciclo que llega a 100 no se detenga hoy en Palencia, sino que siga sumando números en 3ª al menos un año más. Pero lo que es indudable es que si se sigue en 3ª, el aroma será diferente, porque ya no se podrá ir una tarde de domingo de agosto al Francisco Mateos con la sensación de estar viviendo un momento histórico tras 33 años fuera de 3ª. Ahora, todos los nacidos desde Naranjito en adelante ya han visto a su equipo recorrerse los campos de 3ª.

Este artículo se podría haber escrito tras el último partido, pero como la victoria tiene muchos padres y la derrota muchos justicieros -y además el futuro del Ciudad Rodrigo puede tardar en decidirse unas semanas, en los campos y también en los despachos-, es mejor dejarlo dicho antes de iniciar la última batalla.

Ya saben, denles las gracias (y si se mantienen, cómo no, la enhorabuena), y sobre todo, no se borren. Es indudable que del primer partido como locales en Provincial en 2013 frente al Monterrey hasta el del domingo pasado frente al Becerril ha crecido sustancialmente la asistencia al campo. Sea en 3ª o en Regional, el fútbol y las batallas van a seguir.

Como aquí ya se ha recordado varias veces cierta frase épica de Carlos Martínez en la final del Mundial, quedémonos con otras, las que dijeron, en otro ámbito, los actores Julianna Margulies y Anthony Edwards en el especial que emitió la NBC estadounidense de forma previa a la emisión del último capítulo de la serie Urgencias: “todos tuvimos suerte de ser parte de esto porque no teníamos ni idea de que sería una oportunidad tan estupenda; los planetas se alinearon para nosotros”,  y que “todo aquel que ha participado dice que tuvo mucha suerte de haber estado allí, porque nos exigió más de lo que pensamos que podíamos hacer”.

Esperemos que los planetas estén alineados de nuevo de forma favorable en la tarde del domingo. La última batalla ha llegado. Y ya saben lo que decían las promos de Urgencias: “cuando todo parece perdido…”.