Viernes, 15 de diciembre de 2017
Ciudad Rodrigo al día

Buen juego de los astados en una agradable tarde que reunió a cientos de personas

ÁGUEDA DEL CAUDILLO | La capea, con formato abierto en la calle, tuvo varios sustos y revolcones, pero sin daños de gravedad
Los caballistas arriesgaron y dieron buen espectáculo/ Fotos: Adrián Martín

Estaba la ‘competencia’ del final de Liga donde Barcelona y Real Madrid se jugaban el título, pero esa circunstancia deportiva no fue obstáculo (además ayudó que los partidos se encarrilasen pronto) para que cientos de personas de toda la comarca disfrutasen durante la tarde sabatina de los eventos taurinos de las fiestas patronales de Águeda del Caudillo.

La sesión comenzó con el encierro a caballo, donde el primer intento para sacar al ganado del prao fue infructuoso, volviéndose para atrás. En este punto, hay que resaltar que el utrero con el que contaron las fiestas llegó a amagar con saltar el alambrado, pero al final los caballistas con la guía de los cabestros también consiguieron meterlo.

Posteriormente, fue turno para la capea, en este caso con formato abierto en la calle, donde se fueron soltando de una en una las vacas de Santos Alcalde así como el mencionado utrero. Esta capea fue muy entretenida, con varios sustos y revolcones, una par de ellos algo más acrobáticos (pero sin daños de gravedad), para completar una tarde muy animada con la climatología perfecta: nublado, pero con buena temperatura y sin riesgo de lluvia.

A la hora de publicarse esta información, la animación nocturna sabatina en Águeda la está poniendo el grupo Noches de Bohemia. Tras una velada que se espera que sea larga y animada, en la mañana del domingo será turno para procesionar al patrón, San Isidro Labrador, a la conclusión de la misa que comenzará en la Iglesia Parroquial a las 12.30 horas.

Como conclusión de la mañana, el Ayuntamiento servirá un convite, mientras que por la tarde, para cerrar las fiestas, niños y mayores se lo pasarán en grande con un espectáculo de Humor Amarillo.

Reportaje Gráfico: Adrián Martín