Martes, 12 de diciembre de 2017
Ciudad Rodrigo al día

El Ayuntamiento multará a los vendedores del mercadillo que no recojan su basura

CIUDAD RODRIGO | Las multas podrán oscilar entre los 0,01 y los 1.502€, además de prohibirles ejercer la actividad 15 días hábiles

El Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo se ha puesto por fin manos a la obra para intentar solucionar los problemas que arrastra el tradicional mercadillo que se instala todos los sábados del año (excepto el de Carnaval) en el parking situado enfrente del antiguo Centro de Salud de la ciudad y en la ronda de San Pelayo.

Por un lado, desde hace unas semanas agentes de la Policía Local están inspeccionando paulatinamente los puestos instalados (actualmente hay 114 puestos con derecho a instalarse) para comprobar si las personas que ejercen la actividad se corresponden con las que tienen la licencia para instalarse, y si la actividad de venta que ejercen está en regla. Según apunta el alcalde Juan Tomás Muñoz, de los 20-30 puestos que ya han sido sometidos a esta inspección, “la mayor parte” están en regla.

Por otro lado, el pasado sábado se empezó a actuar para intentar solucionar el principal problema que arrastra el mercadillo: la basura que deja cada semana, debido a que al menos parte de los vendedores dejan tirados los restos que generan.

En teoría, esta situación era posible debido a un suplemento que pagarían los vendedores, pero según apunta el alcalde Juan Tomás Muñoz, esto es algo “equivocado”, poniendo como ejemplo que “cualquier ciudadano paga la tasa de basura y no la tira por la ventana”. Por ello, como recuerda el alcalde, la obligación de los titulares de los puestos es, “además de pagar la tasa, cumplir la Ordenanza Municipal de Limpieza”. A la hora de intentar atajar este ‘histórico’ problema de limpieza, se va a actuar en dos vías.

Por una parte, el pasado sábado se empezó a repartir a los titulares de los puestos una serie de notificaciones donde se les recuerda lo que dice la Ordenanza Municipal reguladora de la venta realizada fuera de establecimiento comercial permanente. Dentro de esa ordenanza, se recoge la obligación de recoger los restos de basura generados (“bajo ningún concepto serán arrojados a la vía pública”).

Las notificaciones dirigidas a los vendedores, firmadas por el alcalde Juan Tomás Muñoz, exponen que, “como reiteradamente se hace caso omiso a la norma”, a partir de ahora, “en caso de continuar con el incumplimiento de la misma”, se abrirá expediente sancionador y se aplicarán las sanciones que recoge la citada Ordenanza por la ‘Falta de ornato y limpieza en el puesto y su entono’. De este modo, los vendedores que no recojan los restos de basura serán multados con una cantidad que oscilará entre los 0,01€ y los 1.502€, además de prohibirles ejercer la actividad durante quince días hábiles.

Estas notificaciones únicamente se pudieron entregar a unos 35 titulares de puestos, ya que había numerosos ausentes por diversas circunstancias (había mercadillo en Portugal, hacia una jornada desapacible, etc.). Entre lo expuesto en estas notificaciones –que continuarán repartiéndose este sábado-, el que hubo menos puestos y a la vez menos público (también había fiestas en lugares como San Felices de los Gallegos), la realidad es que el pasado sábado quedó menos basura esparcida por el entorno que en semanas anteriores.

Por otra parte, ese pasado sábado recorrieron el mercadillo el concejal de Medio Ambiente, Manuel Choya, junto al responsable de la empresa encargada de la limpieza viaria, Urbaser, para estudiar nuevos puntos de ubicación de contenedores. En la actualidad, en la zona ya se venían colocando unos 4-5 contenedores extra, en la zona más pegada a los chalets de la Ronda de San Pelayo.

Tras estudiar las posibles ubicaciones, a partir de esta semana se colocarán cada semana una quincena de contenedores adicionales, con el objetivo de facilitar a los vendedores el tirar la basura.