Miércoles, 13 de diciembre de 2017

La Industria 4.0, un antídoto contra la deslocalización de empresas

 “Los menores costes laborales no son la clave para ser más competitivos, sino la inversión en I+D+I y la formación, en la que debemos hacer numerosos reajustes”, explicaba uno de los ponentes, Joaquín González Muntadas, director de la consultora ÉticaOrganizaciones
La jornada organizada por CCOO se llevó a cabo en el Colegio Fonseca (Foto de Álex López)

La tecnología ha evitado la deslocalización. Esa es una de las conclusiones de la jornada ‘Los retos de la Industria 4.0 en Castilla y León’, que CCOO ha celebrado en el Colegio Fonseca. Un debate para fomentar la formación profesional para la sociedad del conocimiento que se avecina

Tras la presentación realizada por el secretario provincial del sindicato, Emilio Pérez, la sesión comenzaba con una ponencia de Miguel Ángel Garrido, jefe de Área de Sectores de la Agencia de Innovación, Financiación e Internacionalización Junta de Castilla y León (ADE), que explicó los planes que está desarrollando la administración autonómica para la Industria 4.0, que se caracteriza básicamente por las nuevas tecnologías, entre ellas los procesos de realidad aumentada, el uso de las empresas de internet, la robótica colaborativa, la fabricación aditiva o visión artificial, la conectividad, la digitalización y la interconexión de todas las actividades económicas. “Si no hay una adaptación de los trabajadores, difícilmente van a poder continuar en las empresas”, afirmaba para reconocer a continuación que en estos momentos “no tenemos dinero para la formación”.

Juan Manuel Corchado, vicerrector de Investigación y Transferencia de la Universidad de Salamanca, añadía que “todo ha venido de la mano de internet, es una evolución lógica y a corto plazo veremos grandes avances, porque la electrónica de muy barata y eso es una ventaja”. En este sentido, explicó cómo desde la USAL se desarrollan interesantes proyectos de innovación, colaborando con todo tipo de empresas, como por ejemplo, con Fagor.

MSD- Animal Health, un ejemplo de crecimiento

Otro de los intervinientes fue Federico Tresierra Cascajo, responsable Recursos Humanos de Laboratorios MSD- Animal Health (antigua Intervet), una multinacional químico farmacéutica, líder en la fabricación de vacunas para animales, ubicada en Carbajosa de la Sagrada, que factura 326 millones de euros anuales y suma 500 trabajadores, sumando los empleos directos y los indirectos.

“Se ha automatizado toda la planta y no se ha perdido empleo, al contrario, se ha generado más”, manifestaba. Este crecimiento ha llevado a la planta salmantina a pasar de la exportación a 15 países a los 75 a los que llegan en la actualidad. En su opinión, “la automatización no genera desempleo porque las empresas se preocupan por formar a los trabajadores para que se adapten a los nuevos sistemas de producción”. Por otra parte, resaltaba que “la paz social y la negociación sindical siguen siendo muy importantes” en este nuevo escenario.

“La inversión en I+D+I y la formación son las claves”

Por último, Joaquín González Muntadas, director de la consultora ÉticaOrganizaciones, aseguraba que “este proceso de la industria 4.0 es un cambio escalonado, una transformación que cambiará el trabajo y en la que prima la colaboración”. Desde su punto de vista, con estos avances  se pretende corregir la pérdida de industria de Alemania y Estados Unidos, evitando las deslocalizaciones.

En el caso español, según González Muntadas, “hacemos muchos proyectos, pero nos cuesta llevarlos a cabo y es bueno que nos fijemos en experiencias reales”. Además, añadía, “nuestro producción es baja en valor añadido y hay un escaso compromiso de la inversión privada en I+D+I”. En conclusión, “los menores costes laborales no son la clave para ser más competitivos, sino la inversión en I+D+I y la formación, en la que debemos hacer numerosos reajustes”. Finalmente, se refería al rol de los sindicatos para afirmar que “deben adaptarse” a este nuevo escenario.

Gonzalo Díez Piñeles, secretario general de la Federación de Industria de CCOO Castilla y León, promotora de esta iniciativa, clausuraba la jornada, que tendrá una continuación el 18 de mayo en la sede de la Universidad de Burgos.