Lunes, 18 de diciembre de 2017

Mariano Calabuig: “Los padres son los primeros educadores de sus hijos”

Calabuig ha concedido una entrevista a SALAMANCArtv AL DÍA,  en la que afirma que para que haya un cambio es necesario un mayor compromiso de padres y maestros
Mariano Calabuig

El responsable de esta influyente plataforma en España imparte este jueves una conferencia sobre la influencia de la educación en el ámbito familiar. Calabuig ha concedido una entrevista a SALAMANCArtv AL DÍA,  en la que afirma que para que haya un cambio es necesario un mayor compromiso de padres y maestros

P.- Usted, a pesar de ser ingeniero, ha estado muy metido siempre en temas de educación. ¿Qué es lo que le ha hecho dedicarse a eso?

R.- La verdad es que fue un mundo que me cautivó desde el primer momento. No sé si por los genes: mis cuatro abuelos eran maestros, mi padre, el mejor profesor de química y física que hemos tenido mis hermanas y yo, tengo una hermana catedrática de instituto de enseñanza media, varias de mis sobrinas son profesoras en distintas instituciones académicas y, para colmo, una hija mía ingeniera de Caminos, Canales y Puertos, como yo, ha montado una academia para universitarios en Vigo. Por tanto, parece que, efectivamente,  los genes algo han tenido que ver en mi apasionamiento por el mundo de la educación.

El jueves imparto mi primera conferencia/coloquio como presidente del Foro de la Familia y el título es “La Familia, primera responsable de la educación de los hijos”.

Había unos amigos franceses de mi familia que decían: “Lo más fácil es hacer un hijo pero lo más difícil es hacer un hombre”. Nadie nace sabiendo educar a sus hijos. Normalmente se aprende, como en casi todo en la vida, a base de errores.

P.- ¿Cómo ayuda el Estado en la educación de nuestros hijos?

R.- Pues muy malamente ya que desde 1.970 hasta ahora y, siempre sin contar con los primeros responsables en la educación de los jóvenes españoles, los padres y, después, sus principales colaboradores, profesores y maestros, hemos sufrido y aguantado siete leyes de educación con la amenaza de una octava.

Hablan de un pacto de Estado pero no se les ha ocurrido: “vamos a empezar a hablar del pacto educativo”. Un Consejo Escolar del Estado con más de 107 miembros, no hay quien lo gobierne y temo mucho que sirva para algo. Debería estar formado por un máximo de 20 personas de reconocido prestigio en el mundo educativo.

P.- ¿Qué debemos esperar de un buen pacto de Estado sobre Educación?

R.- A los padres jóvenes que me preguntan por la elección del centro educativo –cuando esa posibilidad existe-  para sus hijos, siempre les digo lo mismo, amparándome en el derecho que tienen a elegir libremente el tipo de educación que quieren para sus hijos, que “vuestros hijos en el colegio deben oír lo mismo que escuchan en casa”

Por eso, mi apoyo a una buena relación entre profesores y familias.

Aquí reside, realmente, el punto de partida de un correcto pacto de estado sobre la educación con el siguiente orden de prioridad:

  1. Y con los siguientes objetivos a conseguir:
  2. Establecer programas educativos que ofrezcan a las familias la oportunidad de pasar juntas, a menos, 2.000 horas más a lo largo de la vida escolar de sus hijos.
  3. Programas para padres que permitan unir el esfuerzo doméstico con el programa educativo de sus hijos.
  4. Dar la formación oportuna al profesorado para reforzar su función de asesoría familiar.

LOS PADRES SON LOS PRIMEROS Y PRICIPALES EDUCADORES DE SUS HIJOS

Ser los primeros educadores significa: planes e ilusiones antes de que venga al mundo. La elección del colegio y su seguimiento. Muchos, una vez firmados los papeles de admisión, declinan sus responsabilidades educativas en el colegio, como si esa responsabilidad pudiera venderse o alquilarse durante un tiempo.

Entiendo entonces que el peso fundamental en la educación de los hijos no es del colegio sino de los padres. ¿Qué tipo de colaboración se debe esperar entonces del colegio?

Los padres no deben ser sustituidos por los profesores ante una posible duda de no saber por dónde tirar ante una situación con un hijo. Se deberá producir un diálogo fluido entre padres y profesores.

Los padres no nos podemos ausentar, no nos pueden suplantar los profesionales de la educación.

En muchas ocasiones, son los profesores los que llaman a los padres para tener una tutoría porque se han fijado en algún problema del hijo. Somos los padres los que demos preocuparnos de mantenerlas de manera periódica. De dos a tres en curso debería ser lo habitual, no olvidemos que los hijos pasan un tercio de su tiempo  en el colegio en el periodo comprendido entre los 6 y los 18 años.

¿Qué hace falta para que la familia se comprometa en la educación de los hijos?

Hace años me hicieron una reflexión sobre un plato de huevos fritos con beicon para remarcar la diferencia de entre colaboración y compromiso. “En este plato la gallina ha colaborado, mientras que el cerdo se ha comprometido”.

Eso es lo que se necesita para dar un cambio radical a la educación: matrimonios y maestros comprometidos.

Tened en cuenta que, en el colegio, sois compañeros de otros padres de hijos amigos de los vuestros, con los que pasan ocho horas al día.

1.- Las familias a través de las Apas deben tomar como tarea primordial la implicación activa de los padres en la educación de los hijos.

2.- Otra recomendación que hago es que los puestos de la Junta Directiva estén ocupado por matrimonios, no por individuos.

3.- Recomiendo la creación de la figura “Matrimonio encargado de curso” que sean los que, junto al profesor responsable del curso, procuren la presencia de todos los matrimonios en las diferentes actividades de la clase.

José Javier Rodríguez