Jueves, 14 de diciembre de 2017

La comunidad educativa del Colegio San Agustín celebra un encuentro en El Escorial

Jornada de convivencia con colectivos de pastoral de otros centros de la orden en España / Crónica de Javier Marcos, alumno de Bachillerato

Representantes del Colegio San Agustín de Salamanca en El Escorial

Durante la jornada del sábado 7 de mayo, alumnos, profesores, padres y demás miembros de la Comunidad Educativa del Colegio San Agustín de Salamanca compartimos, en el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, una jornada de convivencia, reflexión y descanso, en un entorno único, regentado por los PP. Agustinos.

Año tras año, las Comunidades Educativas de los diferentes centros que integran la Orden de San Agustín, con presencia en Madrid, Málaga, El Escorial, Palma de Mallorca o Salamanca, viajan a San Lorenzo de El Escorial y disfrutamos de un día repleto de actividades, celebraciones y cargado, además, de decenas de reencuentros entre amigos y conocidos de distintos lugares de España.

Este año, tras el viaje desde Salamanca de más de 140 personas, en autobuses y coches particulares, y de la posterior acreditación en el Real Colegio Alfonso XII, asistimos a la celebración de la Eucaristía, en la Basílica del Monasterio, presidida por el P. Jesús Torres, muy vinculado a nuestra tierra charra y actualmente prior de los Agustinos en el Colegio Alfonso XII.

En el transcurso de la celebración el P. Jesús Torres, acompañado de varias decenas de sacerdotes de la Orden agustiniana, insistió en la necesidad de poner en práctica los valores que caracterizan a los centros de la misma y en la imperante demanda de vivir “con un solo corazón”, símbolo de la unidad requerida en estos momentos que atraviesa nuestra sociedad presente y lema de los centros educativos agustinianos durante este curso 2015/2016.

El Colegio San Agustín de Salamanca aportó en las ofrendas a la Eucaristía una antigua réplica en madera del edificio, que dos miembros del grupo juvenil “Casiciaco”, presente en San Agustín desde hace varios años, condujeron desde la parte trasera de la Basílica a los pies del altar, como símbolo del centro salmantino y en representación de su Comunidad Educativa, allí presente.

Talleres y juegos

Tras la Eucaristía, tuvo lugar el “Gran Juego Familiar”, organizado por monitores malagueños de grupos de jóvenes, en el interior del recinto del Monasterio y del Colegio, con diferentes pruebas y actividades para todas las edades, y orientadas al disfrute de grupos de amigos y de familias que pasan este día en El Escorial.

Dada la previsión de lluvias, y aunque el tiempo acompañó bastante más de lo esperado, la comida y degustación de la tradicional “Paella de los Fogones Monacales” se produjo en los comedores de Alfonso XII, donde disfrutamos, un año más, de este plato tan típicamente español.

Una vez finalizada la comida, alrededor de las 16.00, comenzaron las visitas al Monasterio, al Colegio Alfonso XII, al Palacio gestionado por Patrimonio Histórico… Aunque también fue posible la visita por libre del pueblo, el acceso al “Bosquecillo”, o la visita al RCU María Cristina.

Tras las pertinentes visitas y siguiendo el programa, dio comienzo la representación en el Salón de Actos del Colegio, de folklore y bailes tradicionales, de la mano del grupo ciudadrealeño: “Mazantini”. Una hora y media en que pudimos disfrutar, en un formato distinto al literario, de episodios de la obra cumbre de Miguel de Cervantes, “El Quijote”, coincidiendo además con la celebración, en este año, del cuadrigentésimo centenario de su muerte.

Vigilia juvenil

Con el fin de los bailes terminó la velada familiar. Pero los jóvenes agustinianos continuamos la jornada con la cena y, posteriormente, una vigilia juvenil en la capilla del Monasterio, amenizada por el coro agustiniano “Amigos del Mundo” y coordinada por los seminaristas que estudian Teología en El Escorial, con un vocacional futuro agustiniano.

Y tras la reflexión, el fin de fiesta. Jóvenes y monitores tuvieron un rato de desconexión, de desahogo… con música y aperitivos para ellos hasta la hora de acostarse.

Merece la pena disfrutar este día, con toda la Comunidad Agustiniana, y sentir el espíritu de la unidad y de la verdad, como nos decía San Agustín, compartiendo la jornada con nuestros amigos. Fue así, en un clima de convivencia distendida y agradable como terminó la jornada, en que este año el “San Agustín” de Salamanca, marcó un hito con el número de asistentes.

Javier Marcos

Alumno de Bachillerato del colegio San Agustín

Ver más imágenes: