Domingo, 17 de diciembre de 2017

El Hombre tranquilo: menos mal que nos quedan los sueños

Música en directo en la Sala B para reconciliarnos con letras que hablan de amor, de dignidad, memoria y reivindicación

El escenario de la Sala B deja entrever la calle mojada de un viernes por la noche en el que el mejor plan es escuchar un concierto en acústico que nos devuelva el gusto por las letras comprometidas, por la cercanía del directo y por las amistades perdidas y reencontradas. Flanqueado por dos músicos muy especiales, Jimmy López, cantante y compositor del legendario grupo Baden Bah presentó su proyecto más novedoso y personal “El Hombre tranquilo” como sólo él sabe hacerlo, con veteranía, con temple, seguro de sus dones.

         Un músico de raza que domina el escenario, los acordes con los que acompaña una voz que sabe interpretar letras hermosísimas llenas de hallazgos literarios. Jimmy no es únicamente un cantante de sólida trayectoria, un sowman excepcional y un hombre sí, cercano y tranquilo, es además un escritor solvente cuyas historias, con su planteamiento, nudo y desenlace, nos cuentan las aventuras de quien no tiene nada como Nelson, nos devuelven a la infancia o nos hacen pensar en el amor: es a tu lado donde encuentro mi presente. Su saber estar en el escenario, su elegancia, su reconocido look y sobre todo, esa sensación de comodidad que transmite, tiene su correlato perfecto en los dos músicos que le rodean: Dani Olivares, “el hombre de los 400 dedos”, es un guitarrista solvente que empieza a sentirse a gusto en el escenario y que no se deja amedrentar por dos veteranos músicos cuya empatía es palpable. Jimmy López ha encontrado un bajista que es su perfecto reflejo y cuya voz, a los coros, trenza las canciones como si fueran suyas, Pepe Seven, uno de los músicos más conocidos del panorama salmantino, ha sabido adecuarse a las canciones de el Hombre Tranquilo con la serenidad y el humor que le caracteriza en el escenario, y juntos, configuran un dúo muy especial en el que no desmerece en absoluto la guitarra de Dani Olivares. El resultado son tres músicos muy bien avenidos, perfectamente compenetrados, que disfrutan tocando juntos, bromeando con el público, gozando de una voz carismática, de una música que va del blues al country pasando por el rock and roll y todo lleno de referencias cultas, referencias musicales, alusiones al público y, sobre todo, como en el caso del magnífico tema Dignidad, lleno de reivindicación, de una nueva forma de ser y de estar en el mundo plena de respeto a los demás, de amor a los viejos rockeros, a la tradición musical, a la memoria y a la dignidad de todos.

         Profesor de filosofía en un centro tan marcadamente especial como el IES Mateo Hernández, Jimmy López ha conseguido, con este proyecto, compartir una música más personal y sobre todo, unas fantásticas letras que merecen una atención detallada. Pleno de referencias culturales, el discurso de El hombre tranquilo es una serena reflexión acerca de los males que nos afligen y, sobre todo, una llamada de atención para que sepamos refugiarnos en cosas como la música, los amigos que comparten un concierto, el amor continuado o nuestra propia sensatez. Y todo a los acordes de seis manos vertiginosas que se unen en un escenario magnífico para recordarnos lo que de verdad importa: la música, el buen hacer y el buen ser y, sobre todo, la reflexión acerca de cómo podemos mejorar las cosas. Un hermoso concierto del salimos tarareando bajo la lluvia un estribillo al que solo hay que decir sí: Hey, chica, yo quiero ser tu hombre…tranquilo.

Charo Alonso

Fotografía: Fernando Sánchez Gómez