Sábado, 16 de diciembre de 2017
Las Arribes al día

“No vamos a hacer la residencia con el dinero de Berkeley”

VILLAVIEJA DE YELTES | El Consistorio estudia presentar un recurso contra Urbanismo por el fallo a la solicitud de la minera y las alegaciones municipales

Jorge Rodríguez, alcalde de Villavieja, se muestra contundente en su actitud a la mina / CORRAL

El proyecto para construir en los términos de Retortillo y Villavieja de Yeltes una mina para la extracción de uranio a cielo abierto, es la principal preocupación en estos momentos de los responsables del Ayuntamiento en esta última localidad. Tras que el Consejo de Seguridad Nuclear ‘destapara’ que el proyecto de la minera Berkeley conllevaba el almacenamiento de residuos radioactivos de primera categoría, y posteriormente la Confederación Hidrográfica del Duero autorizara a la minera al uso de gran cantidad de agua del Yeltes, y aunque su devolución al río se llevará a cabo con parámetros de contaminación hasta ahora inéditos en el cauce –aunque legales–, el Ayuntamiento villaviejense no descansa para que todos los pasos de la minera se realicen bajo la más estricta legalidad.

El último paso en este sentido, aunque aún no se ha tomado una decisión en firme, será la presentación de un recurso contra el acuerdo de la Comisión de Urbanismo al fallo en su informe que desestima las alegaciones municipales contra la autorización del uso del suelo, y al mismo tiempo obliga a Berkeley a retrotraerse en el proceso administrativo e iniciar de nuevo el expediente de solicitud.

También, iniciado el caso de este nuevo proceso, el procedimiento podría afectar a la evaluación del informe de impacto ambiental, por lo que el proyecto minero podría estar más en el aire que nunca. Para el alcalde de Villavieja todo el procedimiento presenta serias lagunas que se han ido ocultando hasta que finalmente han salido a la luz. Como ejemplo cita los 54.000 euros que Berkeley está dispuesta a pagar como sanción a la CHD para poder verter al río el agua que usará en la extracción del uranio.

A este respecto, el regidor recuerda capítulos como los sucedidos con los parámetros de arsénico en el agua y que dependiendo de la legislación en cada momento hacían que el agua fuera apta o no para el consumo, refiriéndose aquí a los metales que se introducirán en el agua del Yeltes, “y que consumirá el ganado como mal menor, y que ahora mismo son legales pagando el canon que corresponda a la Confederación, pero que mañana nos pueden decir, como en el caso del arsénico, que superan los índices admisibles de hierro o de cualquier otro material que ahora no tiene o existe en valores mucho menores”.

Propuesta de Berkeley

Por otro lado, al alcalde de Villavieja rechaza la propuesta realizada por Berkeley para firmar un convenio de colaboración, porque en su opinión “es una manera de callarnos y que estemos quietecitos, y eso no lo vamos a hacer. Como responsables del Ayuntamiento nuestra obligación es velar por la seguridad y el bienestar de nuestros vecinos, y en esa función es donde nos van a encontrar”.

En la entrevista realizada por este medio al alcalde de Villavieja, Jorge Rodríguez, con motivo del especial de Las Arribes en la publicación de mayo en papel de SALAMANCA AL DÍA, el regidor aseguraba que “no vamos a acabar la residencia con el dinero de Berkeley por facilitarles sacar uranio en el término de Villavieja”.

En su explicación a esta afirmación, Jorge Rodríguez aseguraba haber recibido una invitación de Berkeley para establecer un convenio de colaboración por el cual estarían dispuestos a la firma de un convenio de colaboración para la finalización de las obras del edificio de la residencia, “según los parámetros que se determinen de mutuo acuerdo”, así dice textualmente la carta a la que ha tenido acceso LAS ARRIBES AL DÍA.

En respuesta a esta propuesta, el alcalde villaviejense aseguraba que “el Ayuntamiento de Villavieja no se va a vender a un proyecto por acabar la residencia. Aunque la propuesta parece del todo legal, no deja de apuntar a ciertos tintes de cohecho, pero además con el aval de los servicios jurídicos de la Diputación. El Ayuntamiento no va a oponerse a la legalidad, pero estará siempre vigilante y extremará todas las medidas para que la ley se cumpla. Si vemos que algo está mal no nos vamos a callar, y esa es la actitud que hemos venido manteniendo desde el principio. Cuando hemos visto que las cosas no eran como se nos había dicho, lo hemos denunciado, y en eso estamos, pero no solo nosotros, la Corporación de Villavieja al completo”.   

Frente común de ayuntamientos

Ante lo que consideran un proyecto perjudicial para la zona, en tanto que los empleos que según la minera crearía serían temporales, y ello supondría –por otro lado– la destrucción de modos de vida tradicionales, afectando seriamente a la ganadería y a una infraestructura como  el balneario de aguas termales de Retortillo, el regidor villaviejense hace un llamamiento a los alcaldes para “que se movilicen”, pues recuerda que entre los meses de noviembre y marzo, “la mina emplearía el 10% del caudal del río, y porque tenemos la obligación moral de defender nuestra tierra”.

No en vano, desde la Mancomunidad del Yeltes, entidad supramunicipal formada por siete municipios, entre los que se encuentra Villavieja, se mantienen unidos para luchar contra la implantación de este proyecto. En una reunión celebrada semanas atrás en Vitigudino con cerca de medio centenar de alcaldes de la zona, se acordó remitir un documento para que fuera aprobado por sus respectivos plenos, y por el que se insta a la Diputación a tomar parte en defensa de los municipios.

Y en medio de los intentos de Berkeley por sumar aliados, los responsables del Ayuntamiento de Retortillo aprovechan la coyuntura para “sacar partido” y hacerse, en algún caso, con empleos ofertados por la minera, según denuncian desde Stop Uranio, colectivo en oposición al proyecto.