Lunes, 11 de diciembre de 2017
Ciudad Rodrigo al día

La pintada de Primo de Rivera de la Iglesia de San Pedro ya es historia

CIUDAD RODRIGO | A última hora de la mañana del miércoles comenzaron los trabajos para quitar la existente en la Iglesia de Cerralbo

Tras 76 años luciendo en la fachada de la Iglesia de San Pedro-San Isidoro de Ciudad Rodrigo, el nombre de José Antonio Primo de Rivera, fundador de la Falange Española, ha desaparecido en las últimas horas de la citada fachada.

La empresa contratada por el Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo para proceder a eliminar las dos pintadas con el nombre de Primo de Rivera que había en la ciudad, Carlos Riesco S.L., de Salamanca capital, procedió en la jornada del miércoles a eliminar la pintada, completándose la operación –para que la fachada quede en perfectas condiciones- en la mañana del jueves.

Tras ello, los operarios desmontaron los andamios colocados y se los llevaron a la Iglesia de Cerralbo, para quitar la otra pintada de Primo de Rivera. El proceso de retirada de esta pintada comenzó a última hora de la mañana del jueves.

Los propios operarios que están trabajando en la desaparición de las pintadas apuntan que, en este tipo de casos, en primer lugar se prueba a ver si salen con microesferas de vidrio a presión. Dependiendo del resultado, se aplican silicatos de aluminio de diferentes gramos. Una vez desaparecido el nombre, lo que se realiza es una veladura mineral para igualar el color de la piedra.

Eso hace que, pese a los 76 años que ha estado en la fachada de la Iglesia de San Pedro-San Isidoro, ahora mismo sea imposible intuir que allí hubo una pintada. Eso sí, según apuntaban los operarios, la limpieza de esa pintada había costado, y tenían la sensación de que la retirada de la pintada de Cerralbo iba a costar más.

La retirada de estas pintadas se produce en cumplimiento del acuerdo plenario de octubre de 2015 del Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo por el cual se acataba la Ley de Memoria Histórica de 2007, según apuntó en la mañana del miércoles el teniente de alcalde Domingo Benito, quién agradeció al Obispado Civitatense que “haya puesto de su parte para que se pueda hacer” (las iglesias son de su propiedad). Asimismo, ha sido necesario el visto bueno de la Comisión Territorial de Patrimonio.  

En torno al coste económico de la retirada de las pintadas, de momento no se puede precisar, ya que, aprovechando la presencia de la empresa, se van a intentar eliminar también algunos graffitis que hay en la muralla.