Lunes, 18 de diciembre de 2017
Las Arribes al día

La Audiencia Nacional estudiará la legalidad de la mina de Berkeley

VILLAVIEJA – RETORTILLO | Entienden que la evaluación del impacto ambiental en una instalación con residuos radiactivos de primera categoría breve ser realizada por el Estado

La mina pondría en riesgo la continuidad de los baños de Retortillo, datados de la época romana

La Audiencia Nacional estudiará la legalidad de la autorización previa concedida por el Ministerio de Industria a la empresa Berkeley para la creación de una mina de uranio a cielo abierto en las localidades de Retortillo y Villavieja de Yeltes. Según publica el diario El País, Equo y Ecologistas en Acción han interpuesto un contencioso que la Audiencia admitido a trámite el pasado 22 de abril, y ya ha requerido al Ministerio de Industria que le envíe el expediente y notifique a la empresa el inicio del proceso judicial para que se persone como demandada.

Uno de los argumentos tenidos en cuenta por la Audiencia para llevar a trámite la denuncia de los ecologistas es que al ser un proyecto que contempla la manipulación de residuos radioactivos de primera categoría, requeriría de un trámite similar a la autorización de una central nuclear. Por este motivo, y según las mismas fuentes, los denunciantes argumentarán que la declaración de impacto ambiental positiva concedida por la Consejería de Industria de la Junta de Castilla y León no tendría validez al ser competencia exclusiva del Estado.

Otro de los argumentos de los demandantes es la cercanía del proyecto con Portugal, por lo que entienden que el país vecino debía haber sido consultado. Los objetivos de este recurso es tratar de evitar que la empresa minera adquiera los derechos de explotación y dilatar lo más posible las autorizaciones a la espera de un Gobierno menos favorable a la energía nuclear.

El procedimiento administrativo llevado a cabo por Berkeley ante distintas administraciones, incluido el fallo de la Comisión de Urbanismo, que desestima las alegaciones presentadas por el Ayuntamiento de Villavieja, y que al mismo tiempo obliga a la empresa a retrotraerse en el procedimiento de solicitud de uso de suelo para la explotación, ha estado rodeado de una gran polémica, y que ha derivado en un aumento de la oposición de la población al proyecto.

A esto se suma el visto bueno del Comisario de Energía, Aras Cañete, al estudio presentado por su exasesor en el Ministerio de Agricultura, Manuel Lamela, como representante de Berkeley en Bruselas, aunque cabe precisar que el informe requería más documentación a la empresa.