Miércoles, 13 de diciembre de 2017

El reto de ser periodista desde las aulas

El alumno del colegio San Agustín, Javier Marcos, describe para SALAMANCArtv AL DÍA la experiencia de participar en un concurso de redacción periodística, dirigido a estudiantes de ESO y Bachillerato
Javier Marcos con el presidente del Gobierno en un encuentro en el marco de su trabajo docente

Volvíamos de las vacaciones navideñas, el pasado mes de enero, cuando los alumnos del Colegio San Agustín, de Salamanca, decidimos dar un paso al frente y acometer, por segundo año consecutivo, el reto de participar en “El País de los Estudiantes”, tras obtener, en la pasada edición, el segundo puesto, en la Comunidad de Castilla y León.

Para el que no lo conozca, se trata de un concurso de redacción periodística, dirigido a estudiantes de ESO y Bachillerato, que cada año organiza el diario “El País” a nivel nacional, y que este año celebra su decimoquinta edición. La responsabilidad que cada uno asume al participar en dicho programa-concurso radica en aportar, en los plazos previstos por la organización, la redacción y edición de un periódico innovador, fresco y plagado de reportajes, entrevistas y artículos de interés para el conjunto de nuestra sociedad.

La tarea no es fácil, como bien saben. Requiere una coordinación, preparación y encaje en la agenda, académica y personal, que en esta ocasión he asumido personalmente, como líder del grupo implicado en el programa concurso. Tanto mis compañeros como quien esto suscribe comenzamos la andadura con mucha ilusión, ganas e ímpetu, propios también de la juvenil edad en que estamos y de la inocencia con que vemos muchas cosas.

A nivel personal, ha sido un ejemplo de constante superación. Para poder llegar hasta una personalidad, o personaje reconocidos, y hablo con conocimiento de causa, has de pasar por decenas de gabinetes, secretarías y despachos, que te derivan a diferentes áreas y departamentos de la entidad interesada. Muchos son los “noes” que se acumulan a mis espaldas, pero en un porcentaje muy alto se convirtieron “síes”, por el interés, la insistencia y la perseverancia con que los afrontaba.

Importantes personalidades

Las paredes del Colegio SAN AGUSTÍN, sus altos techos y sus claustros, han acogido, a lo largo del trimestre, a personalidades como el Presidente de la Diputación, y han sido testigos de acontecimientos igualmente significativos, como el debate celebrado, en una de nuestras aulas, con los grupos políticos que conforman el consistorio de la ciudad charra.

Pero no todo se ha limitado a visitas al centro. Hemos viajado a Madrid, para visitar el Congreso y el Senado, y asistir a un pleno en el primero; a la Audiencia Nacional, al Consejo Superior de Deportes… Hemos mantenido, vía telefónica, contacto con el Ayuntamiento de Madrid, el Estado Mayor de la Defensa, Manos Unidas, las Cortes de Castilla y León… Hemos estado en la Oficina del VIII Centenario de la USAL, en el Ayuntamiento, en la Cruz Roja o en la AECC.

Pero el apogeo del proyecto, quizás también como un premio o un reconocimiento personal, fue la asistencia al acto de investidura como doctores honoris causa por la Universidad salmanticense de D. Víctor García de la Concha y D. José Narro, encuentro académico presidido por los Reyes. Muchas fueron las llamadas, correos y contactos con la Casa Real para conseguir saludar, finalmente, a SS. MM. los Reyes de España, y llevarnos uno de los escasos posados que ofrecieron, conjuntamente, en el acto universitario.

A lo largo de estos meses he debido compaginar, con mis estudios de Bachillerato, en el Colegio San Agustín,  múltiples quehaceres. Este proyecto periodístico, “Siglo XXI” y la participación en los Premios de Investigación e Innovación de la Junta de Castilla y León, son dos de ellos.

El estímulo del profesor

Bajo la coordinación y las directrices del profesor de Geografía e Historia del centro, Emilio Martín Palacios, he llevado a cabo un proyecto de investigación que lleva por título “La complementariedad entre la formación económica y el estudio de la Historia Contemporánea”. Un título que abarca una de las mayores y más claras realidades de nuestro discurrir diario.

¿Quién no asume que Historia y Economía constituyen ámbitos de conocimiento que se relacionan e interrelacionan? ¿Quién no percibe la interdisciplinariedad entre ambas materias? Es algo obvio, de lo que partía el trabajo, pero que pretendía ir mucho más allá. A través de numerosos contactos con centros educativos, profesores y estudiantes; con sindicatos y universidades; con diputados y concejales de educación, en el ámbito de Castilla y León, he podido ofrecer unos resultados que deben darnos que pensar.

Aunque no debo explayarme en esta materia, sí creo de interés afirmar que apuntan a que, con mayor conocimiento e incidencia de las consecuencias económicas que han tenido muchos de los acontecimientos  de nuestra historia reciente, podemos aspirar a evitar su repetición. Si somos capaces de asumir una clara percepción de la realidad de múltiples actos cotidianos, apenas reseñables, aparentemente, pero claramente determinantes del devenir de nuestra sociedad, conseguiremos que, las generaciones venideras, reciban y estudien una “Historia Contemporánea”  de mayor nivel y categoría.

Para mí, este es un momento realmente gratificante. Que la Junta de Castilla y León haya reconocido el trabajo y esfuerzo que requiere el proyecto que he presentado, en tiempo y forma; que dicho trabajo haya sido seleccionado para competir por los Premios de Investigación e Innovación, es sumamente satisfactorio. Y, si a esto añadimos, poder observar un trabajo periodístico, “Siglo XXI”, finalizado y completo, después de tantas horas dedicadas al mismo, la dicha se acrecienta aún más.

No me queda, por tanto, más que agradecer a los citados, a Emilio, a mis compañeros y amigos, a mis padres y a la Dirección y los profesores de “San Agustín”, su inestimable apoyo y ayuda.

Javier Marcos

Alumno del Colegio San Agustín