Miércoles, 13 de diciembre de 2017
Las Arribes al día

La lluvia ofrece otra cara de la Ruta del Contrabando

HINOJOSA DE DUERO | Cerca de 200 senderistas participaron en la séptima edición de esta marcha que concluía en el Complejo Rural de Aldeaduero 

La lluvia mostró a los senderistas otra cara de esta espectacular ruta / CORRAL

Cerca de 200 senderistas se dieron cita este 23 de abril en Hinojosa de Duero para participar en la séptima edición de la Ruta del Contrabando, trazado que discurre por uno de los más bellos paisajes que presenta el Parque Natural Arribes del Duero, en este caso en la histórica comarca del Abadengo que disecciona la línea férrea del Duero.

Sobre las 10 de la mañana comenzaban a llegar los primeros senderistas a la plaza de Hinojosa, lugar este desde donde partiría la ruta en dirección a la ermita del Cristo, monumento de estilo románico y que es lugar apropiado para quien guste de la reflexión o la lectura bajo el encanto del trinar de los pájaros, en esta época más pendientes de su cortejo nupcial que del quehacer de los hombres.   

Pero después de unos claros prometedores, el cielo se oscurecía y antes de tomar la salida tenía lugar el primer chubasco de la jornada, circunstancia esta que ha restado participación a esta séptima edición de la Ruta del Contrabando, como recordaba el alcalde de la localidad, José Francisco Bautista, pero que también ofrecía una nueva cara a esta ya tradicional marcha senderista.

La lluvia obligaba a retrasar la salida, por eso el comienzo se daba pasadas las once de la mañana, aunque los senderistas no perdieron la ilusión por descubrir los paisajes y senderos que conducen al Duero en su último tramo fronterizo con Portugal, paisaje del que quedarían cautivos ante el espectáculo que ofrece la naturaleza en este rincón, un día morada y testigo del trasiego para el estraperlo de café, bacalao y otros productos casi prohibitivos en este lado de la Raya.

Pero además, la Ruta del Contrabando, organizada por el Ayuntamiento de Hinojosa de Duero, propone un breve paseo por su Patrimonio arquitectónico, apartado en el que sobresale la ermita del Cristo, de estilo Románico, y la Fuente del Obispo, vestigio de la historia medieval de esta villa enclavada en los límites de la comarca histórica del Abadengo, custodiada por Templarios y La Ribera, comarca que, como la anterior, siempre tuvo identidad propia y sobre la que hoy se ha impuesto el marchamo del Parque Natural Arribes.

Con este prólogo, la columna de senderistas emprendía camino hacia la ermita del Cristo, para descender hasta la Fuente del Obispo y abandonar así el casco urbano del municipio, con 9 kilómetros por adelante y un paisaje de exuberante vegetación. A partir de ese momento los senderistas serían partícipes de un nuevo trazado en esta ruta, que en esta edición discurría por el Camino de los Atajos, también utilizado en otros tiempos como Ruta del Contrabando. Fue un camino muy transitado por los lugareños porque unía el pueblo con la zona de las Arribes, conocida como La Malena y donde tenían las tierras de labor, oliveras y almendros. Cada día bajaban al alba y subían al anochecer después de un largo día de trabajo que sobrellevaban entonando canciones tradicionales.

Tras un continuado descenso, los caminantes se aproximarían río Duero en la zona conocida como el Piélago, uno de los lugares elegidos por las mujeres del pueblo en verano para lavar la ropa y al que bajaban en carros y caballerías desde Hinojosa. También fue lugar de baño en las tardes de verano, costumbre que algunos vecinos mantienen en la actualidad, aunque ahora son los pescadores los que más lo transitan. Así, y siguiendo el curso del río aguas arriba, los senderistas alcanzarían el Complejo Rural de Aldeaduero, extraordinario escenario en el que les aguardaba una degustación de productos típicos de Hinojosa.

Bautista y De la Torre

Como señalaba el alcalde, José Francisco Bautista, “el tiempo ha limitado la participación, aun así estamos en torno a los 170 personas. Para nosotros es un número ideal aunque el año pasado fueron muchísimas más, el doble creo recordar, pero nuestra intención es que el que nos viste que disfrute, no pretendemos marchas masivas, por eso no ponemos autobuses desde Salamanca, queremos evitar llegar a cifras que no podamos gestionar. Esta es una marcha de amigos en la cual tienes tiempo para hablar con la gente, para ver el paisaje, disfrutar de la naturaleza en su conjunto, de los amigos y de los productos de Hinojosa, que están muy buenos”, y podrán comprobar los que visiten Hinojosa el próximo fin de semana, fechas en las que celebra su ya tradicional Feria Internacional del Queso.

Aunque su presencia en Hinojosa era a título particular, la vicepresidenta segunda de la Diputación, Chabela de la Torre, no quiso perderse la ruta de Hinojosa de Duero, lo que la ha convertido en una habitual de las marchas en Arribes esta primavera. Para De la Torre “las Arribes es una de las zonas de mayor valor tanto patrimonial como natural de la provincia de Salamanca”, y recordaba que su conjunto “tiene una riqueza fantástica, impresionante, y a mi esta zona particularmente me gusta, también porque mi familia política es de por aquí, entonces tenemos un motivo añadido para venir”.