Domingo, 17 de diciembre de 2017
Ciudad Rodrigo al día

En recuerdo de Juan Sánchez, por Aitor Martín Marcos

El pasado martes falleció Juan Sánchez García, quién fuera presidente de la Asamblea Comarcal de Cruz Roja en Ciudad Rodrigo y del Club Deportivo III Columnas

En esta carta no voy tratar de hacer algo imposible como es revivir a una persona que ya no está, pero si voy a dejar vivo tu recuerdo. Él era un hombre sencillo con el cual compartí muchos momentos buenos y malos, se llamaba Juan, aunque era más conocido como Juan Cruz Roja y para mí fue una persona importantísima.

Podría contar todos esos partidos del Ciudad Rodrigo enseñándome fútbol y más cosas que me servirán para toda la vida; también recuerdo cuando entré como voluntario a Cruz Roja sin tener edad para ello y tú me decías que la edad no importaba si la intención era tan buena como ayudar.

En aquellos días Cruz Roja de Ciudad Rodrigo no pasaba sus mejores tiempos y no tenía la ropa de voluntarios y tú me distes la tuya para hacerme feliz y en esos tiempos con 6 o 7 años empecé a darme cuenta de que empezabas a ser algo más que un amigo de la familia: empezabas a ser un familiar.

Recuerdo perfectamente que siempre que venías al bar que rige mi padre estaba pegado a tu pierna e iba detrás tuyo a todas partes repitiendo tu nombre un sinfín de veces y sin cesar.

Seguidamente de todo esto con un recuerdo borroso el día de San Blas me parece que era mis padres me comunicaron que habías volcado con el coche y que estabas bastante grave y con tan solo 10 o 11 años me lleve una desilusión grandísima y no pude evitar llorar. Era la primera vez que lloraba por alguien, sentía que te ibas, pero gracias a Dios saliste adelante y todo el mundo decía que habías vuelto a nacer y yo sólo pensaba en los momentos que me quedaban por vivir contigo.

A partir de aquí todo siguió como hasta antes del accidente un par de años más y después te fuiste a vivir con tu hijo. Perdimos casi toda la relación, aunque en ningún momento me haya olvidado de ti.

Con esta carta quiero dejar bien claro que no es un adiós, sino un hasta luego y con toda la lástima del mundo y toda la impotencia por no haber podido disfrutar más momentos contigo te digo que gracias por tanto y perdona por tan poco y que descanses en paz.

Gracias por tantos años dedicados a los demás.

Aitor Martín Marcos