Miércoles, 13 de diciembre de 2017
Ledesma al día

Los escolares colaboran en la restauración de la ribera del Tormes

JUZBADO | Visita al Museo de la Falla y plantación de especies autóctonas en el espacio de ribera que actualmente está restaurando
Grupo de escolares recibiendo indicaciones antes de la plantación. Fotos: Lucía Pérez

 Un total de 40 alumnos del IES Maestro Haedo de Zamora han plantado durante la jornada del miércoles más de 30 ejemplares de árboles de ribera en la margen derecha del Tormes a su paso por la localidad tormesina de Juzbado. La visita que los escolares realizaron al municipio consistió en conocer el Museo de la Falla y en la plantación de especies autóctonas en el espacio de ribera que en estos momentos se está restaurando.

Tras un lunes de aguas con mal tiempo, la semana nos ha brindado días de sol y buenas temperaturas.  Ello ha permitido que varios grupos de escolares hayan visitado Juzbado con diferentes objetivos.  Ayer miércoles un grupo de escolares zamoranos de 1º de la ESO visitó el Museo de la Falla de Juzbado y, tras un picnic campero en la Peña del Castillo, descendió a la ribera para plantar varios ejemplares de saúco, chopo, majuelo, endrino y aliso. Ello forma parte de los trabajos que la CHD está realizando durante las últimas semanas en Juzbado y que consisten en la restauración y configuración de un sendero fluvial junto a miradores y puntos de observación de aves.  La actividad estuvo coordinada en todo momento por personal de la Fundación Tormes, cuyos programas de educación ambiental y de inmersión lingüística ya han comenzado. Todo ello se centraliza desde el Centro de Iniciativas Ambientales de Almenara de Tormes.

Y mientras unos escolares alegraban y aderezaban la ribera, otros practicaban la escalada en las peñas y berrocales graníticos de Juzbado. Se trata de los participantes en los campamentos multiaventura y de inglés que la empresa leonesa Nubra está llevando a cabo en el Balnerario de Los Baños de Ledesma.  Se trata de una propuesta lúdica y al aire libre que implica a los jóvenes participantes procedentes de diferentes puntos de la geografía española en el descubrimiento de las tradiciones y las costumbres del medio rural salmantino. Asimismo, la visita al museo y los juegos que desarrollan por las calles de Juzbado, se complementa con descensos de rapel en los balcones naturales y en la práctica de senderismo a lo largo de los caminos tradicionales que se han venido restaurando con programas de voluntariado durante los últimos años.