Sábado, 16 de diciembre de 2017
Ciudad Rodrigo al día

La ciudad descubre el patinaje de competición en una entretenida mañana de carreras

CIUDAD RODRIGO | El cielo respetó una larga sesión que incluyó una carrera de peques, otra infantil, un recorrido popular y una media maratón

Ciudad Rodrigo estrenó en la mañana del domingo la Farinato Roller, un evento de patinaje organizado por el Club Farinatos Roleros y la Concejalía de Deportes del Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo, que suponía además la primera cita de este tipo que se organizaba en la provincia de Salamanca.

Tras haberse registrado un buen nivel de inscripción para ser la primera edición (al final hubo 130 participantes), el principal temor era el cielo, ya que las previsiones meteorológicas eran bastante pesimistas. Sin embargo, la 1ª Farinato Roller tuvo el cielo a su favor: la lluvia respetó el tramo de carreras de la larga mañana vivida en el entorno de los Parques de La Glorieta y La Florida.

La mañana comenzó con la prueba para los más peques, que dieron una vuelta al Parque de La Glorieta (unos 200 metros). A continuación, fue turno para la carrera infantil, donde los participantes afrontaron 4 vueltas al citado Parque.

Como ‘ecuador’ de la mañana, hubo un recorrido popular, con el objetivo de que todo el mundo se animase a probar el circuito ‘largo’, de 1 kilómetro, en el que quedaban envueltos ambos parques. Desde la organización se proponía dar 3 vueltas, aunque esta modalidad fue más libre. A la misma se apuntaron niños que habían tomado parte en las carreras anteriores, adultos sin finalidad competitiva y otros adultos que iban a tomar en la carrera posterior (a modo de reconocimiento del circuito).

En esta carrera popular se produjo el único incidente relevante de la mañana, por un cúmulo de mala suerte: al pasar por la línea de meta, un patinador se tropezó con la lona que tapa los cables del sistema de cronometraje, llegando a caer al suelo y con la mala suerte de que en la caída se hizo bastante daño en dos dedos de la mano, llevándole el equipo de Cruz Roja que había en el circuito hasta el Centro de Salud.

La carrera final –que comenzó con un poco de retraso hasta que regresó la ambulancia- fue una media maratón, donde hubo que dar 21 vueltas al circuito. El ganador de la prueba fue José Francisco Guerrero Medina, que empleó poco más de 45 minutos en acabar la carrera. En el podio masculino le acompañaron Daniel Sánchez Piquero –entró justo después del ganador tras hacer la carrera juntos- y Juan Manuel Prieto Fierro. Mientras, la primera mujer en cruzar la meta fue Isabel Chamorro Alonso, seguida de Laura Muñoz Ezquerra y Lucía Antruejo Tovar.

Como categorías complementarias, hubo premios, por un lado, para los mejores Sub’16. En chicos, el podio quedó formado por Héctor Madrigal, David Garduño y César Martín Vadillo; y en chicas, por Sofía Madrigal, Paula Paredero y Carla Paredero. Además, se premió a los primeros patinadores mayores de 30 años: José Francisco Guerrero e Isabel Chamorro; de 40 años: Juan Manuel Prieto y Cristina Vadillo; y de 50 años: Miguel Ángel Montejo (no hubo féminas mayores de 50 años).

Tras unos minutos de preparativos, tuvo lugar la entrega de premios, donde todos los niños recibieron una medalla y una bolsa de chucherías. Además, hubo un reconocimiento especial para Iker Gallego, un niño invidente de 9 años que tomó parte (junto a su guía, David Salmerón) en la carrera infantil y en el recorrido popular.

Durante la entrega de premios, se puso a llover, por lo que hubo que concluirla bajo la carpa instalada en La Glorieta. Esa misma lluvia obligó a suspender la exhibición de patinaje que estaba previsto realizar a continuación, pasándose directamente a una gran paella para todos los participantes en la sala José Ángel Gómez Sánchez.