Domingo, 17 de diciembre de 2017

Seis años de esfuerzo por la sonrisa de un niño

Cúentame tu sueño.

Nuria Romero Pérez, descubrió su profesión a los catorce años. Tuvo una intervención quirúrgica de peritonitis y al comprobar el grado de implicación de los doctores que la atendieron lo vio claro y decidió desde ese momento que sería médico. Actualmente está terminando sus seis cursos de la primera promoción de grado de medicina en la Universidad de Salamanca y una vez presente su trabajo final empezará a formarse para adquirir la especialidad de pediatría. Le encantan los niños y  uno de sus muchos sueños es realizar un voluntariado en África apoyando a los más débiles e indefensos, los pequeños.

Conocí a Nuria cuando apenas era una niña y he de decir que es una persona que cautiva con su dulzura. Es vital y está llena de ilusiones y proyectos. Quiere hacer su especialidad fuera de Salamanca para poder enriquecerse con otras experiencias de vida.

Nuria será una de esas doctoras a las que todos nos gustaría llevar a nuestros hijos. Tiene mucha capacidad para empalizar con los niños y con los adultos, es de las personas que sabe muy bien que una sonrisa y una caricia curan más que muchas medicinas. Esos valores, que sin duda ha heredado de sus padres, los lleva a flor de piel y son de agradecer porque cada día se necesitan más profesionales como ella, con verdadera vocación.

Su trabajo de fin de grado (TFG) está basado en el estudio de las células 

NK "natural killer" y sus aplicaciones en inmunoterapia. Estas células son, literalmente "asesinas naturales", un tipo de linfocitos que pertenecen al sistema inmune innato. Su principal papel en el organismo es la defensa frente a virus o células tumorales, que llevan a cabo destruyendo determinadas células diana mediante apoptosis. Esta función es posible gracias a que las células NK son capaces de reconocer células extrañas y diferenciarlas del tejido normal, atacando selectivamente a las primeras.

En los últimos años están teniendo lugar muchos avances en estos campos relacionados con el sistema inmune y su utilidad como terapia frente a infecciones y cáncer.

Sin duda es un estudio muy interesante, esperanzador, novedoso y con mucho futuro por delante.

Dentro de muy poco las fotos que Nuria nos envíe serán desde algún país africano inmersa en su exótica cultura y a quienes ayudará en las dificultades de la vida.

Desde estas líneas deseamos a Nuria un final feliz para sus sueños y que nunca olvide que la sociedad necesita personas como ella , dedicadas a los demás con cariño y comprensión.