Sábado, 16 de diciembre de 2017
Ciudad Rodrigo al día

Una misericordia con forma de sirena, aporte de la Diócesis a Las Edades del Hombre de Toro

CIUDAD RODRIGO | La pieza formará parte del primer capítulo de la muestra y servirá para “romper la seriedad de la exposición”
Raúl Berzosa, Araceli Hernández y José María Vicente | Foto @kisanghani

La localidad zamorana de Toro será la ciudad que albergue durante este año 2016 la nueva edición de la exposición de Las Edades del Hombre organizada por la Fundación homónima en colaboración con la Junta de Castilla y León.

Como es habitual, la Diócesis de Ciudad Rodrigo estará representada en la muestra, en esta ocasión, con una pieza procedente de la Catedral de Santa María. Se trata de una misericordia, es decir, un pequeño respaldo que tienen los sillones del Coro de la Catedral, que permiten apoyarse sin llegar a estar sentados.

Esta misericordia de madera de nogal fue hecha por Rodrigo Alemán y su taller entre 1498 y 1503, y presenta la imagen de una “coqueta sirena”, como la definió en la mañana del miércoles el Obispo de la Diócesis Raúl Berzosa durante la presentación de Las Edades en Ciudad Rodrigo.

El motivo de elegir una pieza con una sirena es que este año Las Edades tienen como eje vertebrador, por primera vez en las 21 ediciones celebradas hasta la fecha, el agua, denominándose la muestra Aqva, una palabra que en el cartel anunciador aparece conformando un pez, símbolo de Cristo, según apuntó Berzosa.

La misericordia que aporta la Diócesis Civitatense será de las primeras piezas que vea el visitante, ya que estará colocada en el primer capítulo de la muestra, denominado Agua de vida, en el que se intentará “pasar de la realidad puramente humana a la novedad de la realidad salvífica, cuyo centro y culmen es Cristo”.

Como integrante del primer capítulo, la pieza que aporta la Diócesis, en la que se ve a la sirena mirándose al espejo -en palabras del Obispo servirá para “romper la seriedad de la exposición, mostrando que el cristianismo siempre ha tenido un diálogo entre lo profano y lo religioso”- estará en la Colegiata de Santa María la Mayor, que albergará los primeros cuatro capítulos de Las Edades 2016 (los otros son Preparando caminos, Los cielos se abrieron y Cristo, fuente de agua viva).

Los dos últimos capítulos, denominados El bautismo que nos salva y Renacidos por el agua y el espíritu), se podrán contemplar en la Iglesia del Santo Sepulcro. En total, Las Edades 2016 contarán con 130 obras.

Las Edades rozan los 11 millones de espectadores

Para el Obispo de la Diócesis, Raúl Berzosa, Las Edades son “identidad del cristianismo, resistencia ante el olvido de la memoria cristiana y provocación porque cuando se entienden las claves del cristianismo sigue teniendo vigencia”. Asimismo las considera como “un río vivo con dos orillas: el diálogo con la cultura y el ser samaritano con el pueblo de Castilla y León”, incidiendo en que “tienen un relato catequético que hay que descubrir”, lamentando que es “una pena que a veces el laicismo se anteponga a la realidad”.

En las 20 ediciones celebradas hasta la fecha, Las Edades han recibido cerca de 11 millones de visitantes (a razón de 2.877 por cada día de apertura), según apuntó José María Vicente, de la Fundación Edades del Hombre. Esos visitantes han podido contemplar unas 4.500 piezas, de las cuales unas 2.000 han sido restauradas para su exposición en Las Edades.

Según José María Vicente, durante este tiempo se ha trabajado “para que Castilla y León sea consciente de su patrimonio y para usar el arte como herramienta difusora de la fe”. Para poder realizar esta labor ha sido clave el papel de la Junta de Castila y León, que ha aportado 52 millones de euros en estos 21 años, según explicó Araceli Hernández, del Servicio Territorial de Cultura de la Junta de Castilla y León en Salamanca. En palabras de Araceli Hernández, hay un compromiso “firme” por parte de la Junta para “financiar, restaurar y promocionar” Las Edades.