Lunes, 18 de diciembre de 2017
Ciudad Rodrigo al día

La lluvia obliga a trastocar sobre la marcha el festival principal de La Charrada

CIUDAD RODRIGO | Se apostó por desarrollarlo en la Plaza, pero comenzó a llover con más intensidad y hubo que continuar en el Teatro

Uno de los compañeros clásicos de viaje de la Fiesta de la Charrada a lo largo de su historia ha sido la lluvia, de la que no escapó ni siquiera cuando se mudó al verano  (llovió en la edición de 2014). En el regreso de la celebración a su clásica ubicación del Sábado Santo, la lluvia también hizo acto de presencia, obligando a trastocar una vez más los planes, esta vez sobre la marcha, ya que la apuesta de mantener el Festival de la tarde en la Plaza salió rana.

Después de tener una mañana despejada en lo meteorológico, las previsiones que anunciaban lluvias para la tarde se cumplieron a rajatabla. Pese a que ya caía agua a la hora de ponerse en marcha el bloque de tarde con un pasacalles de los grupos participantes desde la Casa de la Cultura, se decidió mantener el evento en la Plaza Mayor debido al límite de aforo del Teatro Nuevo Fernando Arrabal.

El público que se congregó en el ágora mirobrigense tuvo que ir pertrechado de paraguas o bien arrimarse a las paredes de los edificios para resguardarse del agua que cayó en varios momentos (en forma de llovizna) en el tramo que se desarrolló en la Plaza, que se inició con un minuto de silencio en honor a la folclorista Pilar Magadán Chao.

Las actuaciones se abrieron con la participación del grupo de Danza de Paleo de Barruecopardo, en representación de la comarca de La Ribera. A continuación, fue turno para el Grupo Folclórico de Peñaparda por parte de la comarca de El Rebollar, una de cuyas integrantes, la tocaera Isabel Ramos, tuvo un protagonismo especial, al recaer en ella La Encina Charra 2016, que distingue a personas que han destacado por su labor y entrega al folklore salmantino.

Tras recibir la escultura de bronce de manos del alcalde Juan Tomás Muñoz, Isabel Ramos expresó que estaba “muy orgullosa” del galardón recibido, explicando que “el pandero, los bailes y las canciones son parte de mi vida”. Isabel Ramos dedicó el premio a su madre y a todas las personas que le acompañan.

El Festival continuó con un grupo procedente de la Sierra de Francia con miembros de La Alberca y Mogarraz, que actuaron de forma conjunta. En los minutos finales de la actuación fue incluso necesario que las personas que estaban sobre el escenario cogieran el paraguas debido a que la lluvia estaba arreciando más. Por eso, al concluir esa actuación (sobre las 18.20 horas), se anunció que el Festival continuaría en el Teatro Nuevo a partir de las 18.45 horas.

Todo el público presente se trasladó hasta el Teatro, quedando éste abarrotado. Este bloque se inició con la actuación de un grupo de Barreras liderado por Arcadio Vicente. A continuación hubo una pequeña representación mirobrigense (con personas que ya habían participado en el festival matinal), cerrándose la parte salmantina de La Charrada con la intervención de un grupo liderado por el Encina Charra 2008, Pedro Rodríguez, de Valdecarros.

Junto a Salamanca, el protagonismo de este año de La Charrada ha sido para Zamora, con dos grupos. El primero de ellos, fue uno de Cañizal, procedente de la comarca de Guareña, que hizo varias danzas de palos. Este grupo entregó al Ayuntamiento un obsequio en agradecimiento por la invitación a La Charrada, que fue recogido por la concejala de la Cultura, Azahara Martín. Mientras, el segundo grupo ofreció bailes de varias comarcas zamoranas, ataviados con trajes de las comarcas de Sayago, Aliste y Guareña.