Martes, 12 de diciembre de 2017
Ciudad Rodrigo al día

El Chorlito organiza una exposición de pinturas y maquetas

VILLAR DE CIERVO | Las obras que se podrán ver en los próximos días pertenecen a Yeyo, pintor y profesor de pintura

La localidad de Villar de Ciervo podrá disfrutar esta Semana Santa de una exposición de pinturas y maquetas del artista Yeyo, pintor y profesor de pintura desde hace muchos años en la comarca de Argañán.

La exposición, promovida por la Asociación Cultural El Chorlito, se podrá visitar del Miércoles Santo al Domingo de Resurrección de 18.00 a 20.00 horas. Como actividad especial, en la tarde del Viernes Santo, a las 18.00 horas, habrá una serie de manualidades para niños, en las que se elaborarán muñecos crece-hierba.

Con motivo de esta exposición, el artista, Yeyo, ha escrito el siguiente artículo:

LA PINTURA ES MI PASIÓN

La pintura es mi pasión. Ella me sosiega y altera a partes iguales. Para mí nada es comparable a la sensación de intentar plasmar una realidad en el lienzo. Ir desgranando, pincelada a pincelada, lo que la inspiración te dicta hasta dar con el efecto esperado colma mis expectativas. Aunque demasiadas veces no logro adecuar los pinceles al sentimiento, cuando la expresividad, la luz y el color de un cuadro se ajustan a mi realidad me llega el orgullo y la paz.

Mis cuadros tratan de ser luminosos y alegres, en muy pocas ocasiones he sido capaz de pintar las tinieblas o el dolor, por eso, casi sistemáticamente, anulo el color negro de mi paleta. También son realistas: me gusta que sean sencillos y que todo el mundo los entienda. No concibo un cuadro en el que el espectador tenga que devanarse la sesera para saber lo que el artista ha querido expresar. Quizás por esa razón mis óleos no sean tan celebrados como los que incorporan todo tipo de -ismos en su repertorio. Pero yo soy así.

Aunque las aptitudes me han perseguido desde muy niño, no fue hasta adulto, ya marido y padre, cuando María Ángela me brindó la oportunidad de probar con las otras actitudes. En su escuela de pintura aprendí lo poco que en realidad sé. Sus hábiles clases me formaron para poder manejarme en el mundo de las figuras y del color. Ella supo cómo nadie encauzar mis habilidades al estilo de pintura que dormía en mi interior.

Su prematura y sentida muerte me forzó, por circunstancias de la vida, a poner en práctica lo aprendido. Así comencé a enseñar, con muchos sudores y miedos, lo que con ella aprendí y lo que, trazo a trazo, me deparó la experiencia. Al día de hoy sigo sus pasos y casi siempre que manejo pinceles y pintura es inevitable su recuerdo, sobre todo en esos momentos en que las cosas no salen como en realidad quieres.

María Ángela tiene también mucha culpa de mis habilidades con las maquetas. Aunque ya en las clases de manuales del bachillerato me gustaba idear y realizarlas, de la agradable y estimulante costumbre de montar todos los años un nacimiento se consolidó el gusanillo de la marquetería. Manipulando pegamento, palillos, panel, cartón o papel con tijeras, cutes, habilidad y paciencia nacieron la totalidad de las maquetas.  

Primero con su colaboración y después siguiendo sus enseñanzas, deseos y recuerdos. Si todo sigue igual seguiré, porque así me gusta, poniendo El Belén de la iglesia. Por lo menos hasta que tenga fuerzas, las circunstancias cambien o el sacerdote de turno me lo impida. Por supuesto que en mi bar profundizaré con la costumbre de hacer representaciones de edificios de Villar de Ciervo para engrandecer mi Nacimiento particular.

En la exposición que realizaremos durante la Semana Santa bajo los auspicios de la Asociación Cultural “El Chorlito”, podrán apreciar todas y cada una de las habilidades y sensaciones que anteriormente he expresado por medio de retratos, bodegones, paisajes, entornos y edificios tanto de Villar de Ciervo como de Ciudad Rodrigo, El Bodón o Aldea del Obispo. Espero que sea de su agrado.

Aunque no tenía en mente realizar tan pronto ninguna exposición; el ofrecimiento de Marina y, sobre todo, el cariño a Villar de Ciervo han podido más que mi inicial intención. No me resta nada más que agradecer sus desvelos y a ustedes su compresión.