Lunes, 11 de diciembre de 2017
Las Arribes al día

La tradicional subida del precio del conejo en Fallas se queda muy lejos de los costes de producción

Durante los últimos años, las cotizaciones del conejo en origen durante la primera quincena de este mes se han situado en torno a 1,90 €/kg., en la actualidad no superan 1,50 euros

En los últimos cinco años el precio ha descendido más de un 20% mientras se han encarecido los insumos

La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) denuncia que la tradicional subida del precio del conejo en origen con motivo de las Fallas se ha quedado muy por debajo de los costes de producción. Durante los últimos años, las cotizaciones del conejo en origen durante la primera quincena de marzo se han situado en torno a los 1,90 €/kg (semana 10 del gráfico). En la actualidad, no superan el 1,50 € mientras que los costes medios ascienden a 1,80 €/kg.

“El significativo aumento del consumo en estas fechas deja a mataderos y cadenas distribución sin el argumento de excedentes en el mercado. La opacidad con la que se mueven nos invita a pensar que quieren ser los grandes beneficiados de esta situación: tirón del consumo con bajos precios en origen, con el objetivo de aumentar márgenes de beneficio a costa de los cunicultores”, ha afirmado Jose Luís Santaclara, responsable del sector cunícola de COAG, a lo que ha añadido que “con los precios actuales, las cadenas de distribución le están ganando más de 1 euro a cada conejo que venden, un 30% de margen”.

Desde 2014 tan sólo ha habido cinco meses en los que los cunicultores han cobrado por encima de costes. Ante la grave situación, desde COAG se ha trasladado al Ministerio de Agricultura la necesidad de una serie de medidas para evitar la desaparición de centenares de explotaciones independientes

                                                            MEDIDAS PROPUESTAS POR COAG

  • Ayudas de mínimis y medidas de carácter financiero para aportar liquidez a las explotaciones.
  • Mejorar la transparencia del mercado, evitando la realización de maniobras que falseen la realidad y que generalmente suponen una reducción de los precios en origen. Se debe obligar a los mataderos, mediante norma legislativa, a que declaren las existencias o stocks que poseen, al igual que ya hacen otros sectores como aceite de oliva, vino o arroz. En este caso, lo oportuno sería que declarasen las existencias con una periodicidad mensual. De esta manera el sector productor podría ganar capacidad de negociación al disponer de información real sobre el mercado.
  • Prohibición y penalización de la venta a pérdidas. No se ha de permitir que los ganaderos vendan su producción por debajo de costes, si no favorecer un correcto equilibrio de la cadena de valor agroalimentaria, con una formación de precios desde el origen hasta el destino y no al revés. Se debe perseguir la utilización de la carne de conejo como producto reclamo, puesto que banaliza la imagen del producto y presiona los precios a la baja.
  • Solicitar a la AECOSAN que agilice la autorización de mataderos de conejos. La autorización de mataderos, tanto en la propia explotación como mataderos de pequeña capacidad, fomentaría el consumo de productos locales en zonas rurales donde el consumo se perdió al cerrar mataderos cercanos, además de posibilitar el acceso de la carne de conejo de manera directa ente el ganadero y el consumidor urbano.
  • Adoptar sinergias para promocionar el consumo de carne de conejo: COAG propone al MAGRAMA, contribuir a aprovechar las sinergias con INTERCUN, aportando apoyo institucional de promoción para el sector, con medidas como la instauración de la Semana del conejo, o incluir la carne de conejo en los programas desarrollados en las escuelas (Mediterraneamos) y en los bancos de alimentos.
  • Mataderos y cadenas de distribución, principales beneficiados de un aumento del consumo con bajos precios en origen