Domingo, 17 de diciembre de 2017
Las Arribes al día

El impago de Isolux a Cabeza de Horno pone al Ayuntamiento contra las cuerdas

VITIGUDINO | La Mancomunidad advierte que si la empresa no salda parte de la deuda, el próximo mes facturará el agua al Consistorio, que ya está en manos de abogados

Los responsables munciipales han puesto el asunto en manos de abogados / CORRAL

La deuda que la empresa concesionaria del servicio de abastecimiento de agua en Vitigudino, Isolux Corsan, mantiene con la mancomunidad Cabeza de Horno, pone contra las cuerdas al Ayuntamiento. La cantidad ronda los 120.000 euros y corresponde a las tres últimas liquidaciones –tres trimestres- de 2015, cantidades que Cabeza de Horno venía cargando a Isolux desde hace años, por mutuo acuerdo, en tanto que la empresa se encargaba de las labores de mantenimiento de las instalaciones de la mancomunidad hasta hace algo más de dos años, cuando –a excepción del que mantenía con el Ayuntamiento de Vitigudino- vendió todos sus contratos a la empresa Aqualia.

Ante este hecho, Cabeza de Horno comunica al Ayuntamiento que de no abonar la empresa en este mes ninguna de sus liquidaciones, la Mancomunidad pasará al Ayuntamiento el cobro de la factura del agua consumida a partir del mes de marzo. A partir de ese momento la Mancomunidad podría reclamar al Consistorio más de 150.000 euros sin que este haya cobrado el agua a los usuarios, pues es la propia empresa concesionaria la encargada de pasar al cobro los recibos, un hecho inusual y que el Ayuntamiento admitió en el contrato firmado con la empresa en 2010 debido a la deuda de 500.000 euros que mantenía con la concesionaria por la prestación de este servicio.

Entonces, como recordaba hoy el actual portavoz del PP en el Ayuntamiento, José María Herrero, “se nos dijo que el Ayuntamiento quedaba libre del pago del agua consumida en sus instalaciones”, cuestión que también defendió en algún momento, llegado este mismo problema, Julio Santiago, anterior alcalde y a la vez impulsor de un contrato que ha traído más de un dolor de cabeza a los responsables municipales.

Sin embargo, la empresa reclama ahora el pago de una cantidad importante por el consumo de agua en instalaciones municipales, unos 80.000 euros frente a los 52.000 contabilizados por el Ayuntamiento, lo que en opinión de todos no dejaría de ser una escusa si finalmente Isolux trata de echar balones fuera sobre la deuda con la Mancomunidad, una situacón que viene derivada de los problemas económicos que arrastra desde hace dos años, incluidos casos de corrupción de sus directivos.

Las reuniones y conversaciones mantenidas entre responsables municipales con representantes de la empresa han resultado infructuosas, a pesar de las buenas palabras de Isolux. Así que la situación ha sido puesta en manos de un gabinete jurídico, que determinará los pasos a seguir por el Ayuntamiento. De momento se ha requerido a la empresa para que abone la deuda con la Mancomunidad, y si no llega a producirse en los próximos días el siguiente paso será el juzgado para lograr una medida cautelar que permita al Ayuntamiento prestar el servicio y cobrar los recibos del agua.

La Mancomunidad ha llegado a plantear incluso la posibilidad de cortar el agua si Vitigudino no paga, situación que nunca permitiría un juez por tratarse de un servicio básico, pero sí que enrarecería un ambiente hasta ahora bastante afable entre las partes. A esto cabe añadir que la entidad supramunicipal también es partícipe del desaguisado al pasar las liquidaciones a la empresa en lugar de hacerlo al Ayuntamiento –como miembro de la entidad- desde un primer momento, pero este hecho entonces interesaba a la Mancomunidad en tanto que liquidaba de esta forma el servicio que Isolux le prestaba para mantener sus instalaciones y servicios hasta principios de 2014.

De esto informaba el alcalde a los portavoces de la oposición, PP y C’s, concluido el pleno extraordinario de este miércoles en el que se aprobó, entre otros puntos, el expediente de contratación de las obras del Ayuntamiento. También se aprobó la adjudicación del contrato de recogida de basuras, así como una modificación de crédito, puntos aprobados en octubre pasado pero cuyo acuerdo fue recurrido por el PP por ser nulo de pleno derecho tras el empate entre concejales en la votación, dándose por válido el voto de calidad del alcalde sin segunda votación. Estos puntos fueron aprobados previa anulación del acuerdo anterior a instancias de la Junta de Castilla y León.