Sábado, 16 de diciembre de 2017
Guijuelo al día

Los industriales seguirán luchando para cambiar la norma

GUIJUELO | La Asociación de Industrias de la Carne asegura que regulación actual es injusta para Guijuelo y buscará diálogo con el nuevo ministro del sector

[Img #575773]

Aunque la nueva Norma del Ibérico es ya un hecho, y los primeros productos como paletas y jamones de cebo ya se pusieron a la venta en la pasada campaña navideña, Guijuelo no se rinde. Los industriales de la villa siguen considerando que la regulación se planeó desoyendo a la gran mayoría del sector, y por lo tanto es injusta, perjudicando al 85% de los productores de ibérico del país.

El presidente de la Asociación de Industrias de la Carne (AIC), Javier Benito, es uno de los máximos representantes del malestar en el sector del ibérico. Recientemente reelegido, uno de sus objetivos claros es seguir luchando para cambiar la injusta norma que rige en el presente: “No se puede imponer una norma que sólo satisface al 15 % del total de los productores. Porque demuestra que ha sido redactada por gente que desconoce la realidad del sector. Arias Cañete ha hecho mucho daño a Guijuelo”. 

Según la AIC, que representa a más de 70 productores de ibérico de Guijuelo y comarca, la normativa actual provoca varios problemas. El primero es el factor racial. La nueva norma apostó por una pureza de los animales del 100 %, algo que no se corresponde en absoluto con la mayoría del sector, como indica Benito: “Los que producen jamones y otros productos ibéricos al 100 % son una clara minoría. Porque es un producto que el público en general no quiere. Ha costado generaciones encontrar el mejor producto, que es a partir de cerdos con cierto grado de cruce racial que resultan en jamones veteados, con sabor más equilibrado y con un aspecto visual muy llamativo para el cliente. Sin embargo, los cerdos puros producen un lomo muy magro, con la carne en exceso oscura. El jamón es similar, con mucha grasa sin veta y un sabor muy distinto”.

Como la normativa es competencia ministerial, el siguiente paso es contactar con el Gobierno Central. Volver a entablar un diálogo para hacer prevalecer la opinión de la mayoría: “Se mantuvieron decenas de reuniones y conversaciones ya hace tiempo. Pero no se cedió a ninguna de las peticiones que se les hizo, teniendo en cuenta que sólo Guijuelo supone el 70 % de la producción nacional de cerdo ibérico” añade el presidente de la AIC. “Ahora hemos visto las primeras ventas de los productos con el nuevo etiquetado, ya que se han vendido jamones de cebo y paletas que se curan antes. El veredicto es que el público se muestra un poco confuso. Los consumidores están acostumbrados a comprar un tipo de producto concreto y lo único que ha hecho la norma es reducir la calidad de los productos cruzados. Nos han dejado como productos de segunda ante una minoría que será pura, pero no es popular ni el público quiere. Seguramente el cambio de Gobierno retrase el contacto, pero en cuanto sepamos el nombre del próximo ministro o ministra solicitaremos entablar de nuevo el diálogo para poder seguir luchando por nuestro producto”.