Miércoles, 22 de mayo de 2024
Volver Salamanca RTV al Día
La dibujante de cómic que triunfa en Marvel desvela sus secretos en Salamanca
X
Aneke en el IES Mateo Hernández

La dibujante de cómic que triunfa en Marvel desvela sus secretos en Salamanca

Actualizado 18/04/2024 09:11
Charo Alonso

En el marco de las celebraciones por el día del libro, los alumnos tuvieron la oportunidad de escuchar y hacerle numerosas preguntas a Aneke, Ana Murillo

No todos los días los alumnos de un instituto pueden ver de cerca y preguntar sin tapujos a una artista del cómic, y, curiosamente, para Ana Murillo, conocida en este mundo como Aneke, también era la primera vez que hablaba para los estudiantes, muchos de ellos no solo lectores de cómic, sino dibujantes. Alumnos que, tras escuchar a la artista, pudieron preguntarle muchas cosas gracias a su generosidad y cercanía. Presentada por la profesora de filosofía Belén García, y acompañada por el director del centro, Ramón Cossío, la dibujante madrileña, licenciada en ciencias de la comunicación con estudios en la Escuela Superior de Arte, dio a los alumnos del IES Mateo Hernández, una auténtica lección acerca de un mundo fascinante del que son lectores avezados no solo los más jóvenes.

Aneke cuya trayectoria abarca todos los géneros del cómic, ha entrado con fuerza en el mundo editorial norteamericano, ese que precisa del artista, según sus palabras “que sea rápido y efectivo”, trabajando con grandes nombres como el de Marvel. Amante de la música, la literatura, el arte, el cine, sus obras y colaboraciones abarcan mundos como el noir, el cómic clásico con personajes como Capitana América o Conan o las historias fantásticas. Dibujante, entintadora, portadista, describe su trabajo en el cómic de Marvel como una forma de traducir en imágenes el guion, bocetos que pueden llevarle un mes de trabajo y que normalmente, ocupan entre 20 o 24 páginas en un mundo americano que precisa de rapidez y donde trabaja desde hace catorce años. Niña que quería ser pintora y escritora, Aneke considera que el trabajo artístico es algo que no para nunca, en el que creces y evolucionas siempre y que siempre te acompaña. Un trabajo, el suyo de artista del cómic, que requiere de muchas horas, pero también que da muchas satisfacciones.

Para aquellos de nuestros alumnos que quieren seguir este camino, nos cuenta cómo empezó a trabajar en una pequeña editorial que no pagaba mucho pero que sí estimulaba la carrera y el desarrollo de los artistas noveles. Artistas que, en muchos casos, nos explica, trabajan únicamente en los bocetos, continuando el proceso con coloristas, rotulistas que añaden bocadillos y onomatopeyas… y todo con la proyección de numerosos ejemplos para que los alumnos vean que un cómic es el trabajo de muchas manos, una cadena supervisada por el editor que comprende al dibujante, entintador, colorista, rotulista, portadista… a no ser que la obra sea un “cómic de autor” como en el caso del último libro de novela gráfica de Paco Roca, quien ha realizado todo el trabajo, incluso, la escritura del guion, tarea que también ha hecho nuestra artista.

¿Plumilla, lápiz, acuarela, tarjeta gráfica? Un mundo de posibilidades al alcance de la mano que para Aneke siempre se resume en el deseo de contar una historia sabiendo manejar elementos tan básicos como el trazo, el color con el que se expresan sentimientos y atmósferas, la perspectiva –ilustra a los alumnos sobre ella comparándola con una cámara y sus diferentes planos- y, en el caso de trabajar con otros compañeros, la capacidad de adaptarse a los diferentes estilos. Vocabulario y conocimiento que desglosa de forma sencilla, sirviéndose de ejemplos y animando a sus oyentes: el mundo del cómic, de la novela gráfica, y también, de la animación, necesitan artistas, artistas que sepan, afirma Aneke, que la narrativa es más importante que la espectacularidad de una imagen. De ahí su preocupación por las historias y su deseo de escribirlas, mientras sigue siendo considerada una gran dibujante preocupada por la anatomía, el poder del cuerpo humano y el valor de las caras a las que muestra en primerísimos planos.

Imaginación, entrega, técnica, trabajo constante y fascinación por todo lo que puede incluir en sus complejos bocetos, en sus páginas coloridas, en su trabajo caracteriza a la artista en los principales espacios del cómic. El reconocimiento de Aneke nos sitúa en primera línea de una manifestación artística cada vez más leída y mejor considerada. De sus palabras generosas y su cercanía, seguramente salgan muchos artistas que, oyéndola, pueden decirse “Yo también quiero, yo también puedo”. Y larga vida al cómic, cuya importancia ya está sobradamente reconocida.