Miércoles, 29 de mayo de 2024
Volver Salamanca RTV al Día
Ni estudio ni trabajo
X
Al cabo de la calle

Ni estudio ni trabajo

Actualizado 13/04/2024 15:28
Francisco Aguadero

Los últimos datos disponibles correspondientes al 2021 de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) señalan que España está en cuarta posición de los países con mejor balance entre vida personal y de trabajo. Solo Italia, Dinamarca y Noruega, gozan de mejor vida en cuanto al promedio de horas diarias dedicadas al tiempo libre y cuidado personal se refiere.

En términos generales, en aquellos países donde disfrutamos de la democracia liberal, estamos mejor que nunca, tanto en lo material como en la moral alta. Prueba de ello es que si a alguien de las clases desfavorecidas le preguntáramos ¿en qué época quiere vivir? respondería que en esta en la que estamos. Pero también estamos descontentos. Por lo general, los adultos estamos descontentos con los jóvenes y estos con los adultos y con el trato que les da la vida, sentimientos y creencias que se repiten una y otra vez entre generaciones de todos los tiempos.

Motivos no faltan para ese descontento. En los adultos ha calado con excesiva facilidad aquel concepto negativo sobre los jóvenes, por el que la sociedad ha llegado a englobarlos con el tono peyorativo de la etiqueta “ninis”, refiriéndose a ellos como que son personas que ni estudian ni trabajan. Afirmación con la que muchos no estamos de acuerdo, porque engloba a un colectivo muy heterogéneo de personas con discapacidad, que buscan empleo, que cuidan a dependientes, o que son ociosas. Pero los números son tozudos y sitúan a España entre los países con más jóvenes “ninis”.

El informe de la OCDE “Panorama de la Educación 2023” indica que el 17% de los jóvenes españoles de entre 18 y 24 años ni estudia ni trabaja. Mientras que el promedio de la OCDE es del 14%. Ni las diferencias son tantas ni el porcentaje de jóvenes es lo suficientemente alto, como para que en el debate y en la conciencia social se instale la idea de que los jóvenes de hoy son una mayor carga para la sociedad de lo que fuimos las generaciones anteriores.

Sí cabe plantearse, en aras de la mejora y de ayudar a los jóvenes ¿por qué ese porcentaje de “ninis”? Habrá causas comunes y particulares de cada país. En el caso de España, una de las causas que aparece como obvia es la del abandono escolar temprano, porque con él dejan de estudiar y caen con facilidad en la inactividad, en el paro. El abandono escolar se está reduciendo, pero en la calidad de la enseñanza hay mucho espacio para la mejora hasta acercarnos a la media europea. La educación requiere reformas urgentes y de gran calado. La sociedad española sigue a la espera de que los políticos encuentren y apliquen tiempo, para ponerse de acuerdo en algo tan importante como es la educación y la formación de los ciudadanos. Es necesario que, sin más demora, se reúnan, sin egoísmos partidistas o particulares; pensando en niños, adolescentes y en el progreso del país; llegar a acuerdos y sellar un gran pacto de Estado que articule todo un conjunto de medidas efectivas y contrastadas para dar el salto que necesitamos.

Por lo que al empleo juvenil se refiere, solo el 9,4 % de los españoles combina los estudios con el trabajo, mientras que en Alemania o Noruega los porcentajes superan el 30 %. En estos países la actividad laboral de los estudiantes está relacionada con su programa de estudios o con prácticas remuneradas en las empresas, lo que ayuda a los estudiantes no solo a desarrollar habilidades, trabajar en equipo y practicar en la resolución de problemas, también facilitan su entrada e inserción en el mercado laboral.

Se da la paradoja de que en España hay muchos universitarios y gradados en FP superior. Además, el 19,5 % de los jóvenes de 25 a 29 años que ya tienen un título universitario o de FP superior continúan estudiando, porcentaje con el que se supera el promedio de la OCDE, pero también hay muchos que se quedan en los estudios elementales, aunque afortunadamente, cada vez menos.

Con todo, hay un cierto consenso de que los jóvenes de hoy son la generación mejor preparada, aunque puede que tengan algo de temor, como todas las generaciones jóvenes. Como lo tuvo la generación joven de sus abuelos en aquel mayo del 68, desafiando al poder establecido, pero cuando lo tenían a su alcance les dio miedo, no dieron el paso final necesario para el triunfo. El movimiento fracasó y todo volvió a la habitual, aunque el levantamiento trajo, y se quedó con nosotros, una lenta revolución feminista que conocemos como “feminismo” y el ecologismo.

Otros factores a resolver atenazan la vida de los jóvenes, como son la dificultad de encontrar un trabajo, la precariedad laboral, los bajos salarios y los precios desorbitados de la vivienda. Consecuencia de todo ello es el retraso en la edad media de emancipación de sus padres que en España está en los 30,3 años, según señala el informe del Observatorio de Emancipación presentado recientemente por el Consejo de la Juventud de España (CJE).

Desde la experiencia que dan los años, el haber pasado por allí y andado por muchos caminos, a los jóvenes cabe decirle que todo es posible, que todo puede ocurrir y que lo humano es un castillo de naipes sobre arenas movedizas que puede cambiar, pero también sostenerse ante el terremoto de la vida.

Escuchemos a Pablo López en el El Patio:

https://www.youtube.com/watch?v=khcdd3RCH1A

[email protected]

© Francisco Aguadero Fernández, 12 de abril de 2024

La empresa Diario de Salamanca S.L, No nos hacemos responsables de ninguna de las informaciones, opiniones y conceptos que se emitan o publiquen, por los columnistas que en su sección de opinión realizan su intervención, así como de la imagen que los mismos envían.

Serán única y exclusivamente responsable el columnista que haga uso de nuestros servicios y enlaces.

La publicación por SALAMANCARTVALDIA de los artículos de opinión no implica la existencia de relación alguna entre nuestra empresa y columnista, como tampoco la aceptación y aprobación por nuestra parte de los contenidos, siendo su el interviniente el único responsable de los mismos.

En este sentido, si tiene conocimiento efectivo de la ilicitud de las opiniones o imágenes utilizadas por alguno de ellos, agradeceremos que nos lo comunique inmediatamente para que procedamos a deshabilitar el enlace de acceso a la misma.