Sábado, 18 de mayo de 2024
Volver Salamanca RTV al Día
 Cada día podrás vivir un momento de Pasión en CyL
X
amplia oferta turística

 Cada día podrás vivir un momento de Pasión en CyL

Actualizado 15/03/2024 15:07
César García

Las calles de de la Comunidad se llenan de tradición, cultura y arte

La Semana Santa es una época ideal para disfrutar de la amplia y variada oferta de destinos que tiene Castilla y León. Y es que cada lugar llena sus calles de tradición, cultura y arte. Estos son algunos de los múltiples destinos que, además, son de interés turístico internacional por estas celebraciones religiosas:

Ávila

Una de las procesiones más importantes es la que se celebra el Miércoles Santo, la del Cristo de las Batallas, que sale del convento de Mosén Rubí. La imagen titular es un pequeño busto del siglo XV que acompañó a los Reyes Católicos en sus campañas bélicas, de aquí su nombre.

El Cristo de los Ajusticiados, también llamado Cristo de la Buena Muerte, es la imagen que preside el Vía Crucis de Penitencia del Viernes Santo que tiene un recorrido procesional por el contorno de la ciudad, siguiendo la línea de la muralla.

León

La tradición de la Semana Santa leonesa, que se remonta al siglo XVI, contempla por igual arte y devoción. Arte con los incomparables pasos que participan en sus procesiones; obras de los talleres de Juan de Juni, Gregorio Fernández, Luis Salvador Carmona, Víctor de los Ríos y Francisco Díez de Tudanca, entre otros. Devoción con sus dieciséis cofradías y Hermandades, sus cofrades, denominados popularmente "papones".

A lo largo de diez días, desde la emocionante salida en la tarde del Viernes de Dolores de la antigua imagen de la Virgen del Camino, conocida popularmente como la del Mercado, y hasta la suelta de palomas en la mañana del Domingo de Resurrección, en la plaza de la Catedral, un total de dieciséis cofradías y hermandades penitenciales -algunas con más de cuatro siglos de existencia- organizan treinta procesiones, desfilan por las calles un centenar de espectaculares grupos escultóricos portados a hombros por los hermanos braceros, organizan Vía Crucis procesionales, rondas lírico-pasionales, conciertos, pregones... todos ellos en medio de la mayor expectación popular.

El Jueves Santo, a las 12 en punto de la noche salen los cofrades de Jesús Nazareno, encabezados por su Abad y la Junta de Seises, y teniendo como protagonistas a los componentes de "La Ronda". Durante toda la noche y por todas las calles de la ciudad acuden ante las autoridades para anunciar la salida de la procesión de los Pasos.

Esquila, clarín y tambor rasgan el silencio de la noche leonesa con sus peculiares toques de llamada, entonando seguidamente uno de los hermanos la secular frase: "Levantaos hermanitos de Jesús, que ya es hora".

Medina de Rioseco

Constituye una de las manifestaciones más importantes del panorama español por la belleza de sus tallas, realizadas por los imagineros más relevantes de los s. XVI y XVII.

Las primeras cofradías penitenciales riosecanas nacieron al amparo de los franciscanos en el convento de la localidad en el XV. Las cofradías históricas de la Vera Cruz, la Quinta Angustia y Soledad y la Pasión, se refundaron en las dieciséis actuales con un total de veinte pasos. Las procesiones más importantes son la del Mandato (Jueves Santo), y la del Dolor (Viernes Santo).

Todos los pasos son portados a hombros por los hermanos entre las angostas y medievales calles de la localidad. Impresiona especialmente la salida de los llamados "Pasos Grandes", conocidos popularmente como "El Longinos" y "La Escalera", correspondientes a los pasos de "La Crucifixión" y "El Descendimiento".

Medina del Campo

La Semana Santa de Medina del Campo cuenta con las más antiguas procesiones de disciplina de España. Fue el dominico San Vicente Ferrer, en 1411, quien instituyó estas procesiones, siendo esta villa la primera que representó la Pasión de Cristo por sus calles.

Comienza con la procesión de la Virgen de las Angustias el Viernes de Dolores y finaliza el Domingo de Resurrección con una procesión en la que todas las cofradías acompañan a Cristo Resucitado. Pero durante toda la Semana se producen procesiones y actos entre las que destacan "La Procesión de la Caridad", "Procesión de la Vera Cruz", "La Procesión del Encuentro" y "La Procesión del Silencio".

Palencia

Palencia mantiene activas cuatro de las cofradías penitenciales más antiguas que se crearon en la Vieja Castilla a partir del Concilio de Trento. Esto da una idea de la vitalidad de su Semana Santa y un motivo más para que se la haya declarado Fiesta de Interés Turístico Internacional.

Las tradicionales carracas son sustituidas en Palencia por el original "tararú" que identifica las paradas y reanudación del desfile a través del toque de trompeta y el coro de niños. Gran tradición popular tiene "La llamada de Hermanos" convocando a los cofrades con toques de corneta y golpeando las puertas con varas durante las noches de la Semana de Pasión.

Salamanca

Una de las costumbres que viene de antiguo y que no se vio suspendida ni siquiera en tiempos de la República, es la celebración de ‘Los Oficios’ en la capilla de la vieja Universidad, junto a las cenizas de Fray Luis.

Es el Jueves Santo cuando se hace este acto litúrgico y académico, que entre los docentes está considerado como claustro extraordinario. Cuando antiguamente ‘los oficios’ se rezaban por la mañana, a los claustrales se les obsequiaba con un desayuno a base de chocolate, bizcochos y azucarillos.

Todos los catedráticos visten sus galas académicas, hacen turno de vela y son incensados individualmente ante un cáliz introducido en una urna de cristal que suele ser colocada sobre un arcón del siglo X.

Valladolid

La Semana Santa de Valladolid tiene, al igual que en las ciudades de esta región con profunda raíz cortesana y cultural, dos tiempos: la Semana Santa que arranca en el siglo XV y la reorganización de 1920 a cargo del arzobispo Gandásegui y los escritores Cossío y Agapito y Revilla. En aquel año encontraron en los sótanos del entonces Museo Provincial de Bellas Artes (Palacio de Santa Cruz), desperdigados, muchos de los sayones que componían el historiado de los viejos pasos. Los cristos y las vírgenes estaban en los templos y tuvieron mejor conservación y trato, por ser imágenes de culto.

Aquella histórica Semana Santa de los años veinte fue la consecuencia de una catástrofe que en lo artístico aún perdura. Reunir de nuevo las piezas de aquella especie de puzzle a lo divino fue una aventura apasionante en la que todavía están los investigadores del arte imaginero.

Zamora

La Semana Santa es el acontecimiento social y religioso más importante de la ciudad. La ciudad en pleno participa con fervor y austeridad de este sentir, que alcanza varios momentos muy intensos a lo largo de los diez días en que la ciudad se ve inmersa en sus procesiones. Diecisiete son las cofradías que desde el Viernes de Dolores hasta el Domingo de Resurrección, convierten las calles de la ciudad en un museo vivo que siente la pasión, muerte y resurrección de Cristo, representándola con sus más de 40 pasos.

La Semana Santa que se remonta al siglo XIII, es una de las más antiguas y prestigiosas de España. Declarada de Interés Turístico Internacional en 1986. En 2015 la Junta de Castilla y León con la supervisión del Ministerio de Cultura del Gobierno de España la declaró Bien de Interés Cultural, siendo así la primera Semana Santa de España en ostentar dicha declaración. Zamora es la única ciudad de España que dispone de un Museo de la Semana Santa, digno de contemplar, en la que se guardan la mayoría de los Pasos que desfilan en Semana Santa.

Esta Semana Santa se ha conservado durante siglos, definida por la austeridad, silencio y oración. La antigüedad de sus cofradías se enriquece con la calidad de sus esculturas, las cuales se pueden ver en el Museo de la Semana Santa, que muestra 37 obras de la pasión, destacando el escultor más prolífico, Ramón Álvarez.

Quien viva esta Semana Santa quedará sorprendido por el sentimiento, la fe y los contrastes de celebración. Las Hermandades Penitenciales desfilan de noche y madrugada, acompañadas de cientos de hermanos descalzos en absoluto silencio. Esto contrasta con la luminosidad de las procesiones diurnas, con valiosas imágenes igualmente dramáticas y conmovedoras. Hay muchos momentos imprescindibles como el canto del "Jerusalem, Jersusalem" el Lunes Santo; el Juramento del Silencio, en la Plaza de la Catedral, en la tarde noche del Miércoles Santo; la estremecedora procesión nocturna de las Capas Pardas el Miércoles Santo y la del Cristo Yacente con el sobrecogedor canto del Miserere, en la Plaza de Viriato, que pone los pelos de punta; la salida del "Cinco de copas" a las 5 de la madrugada Viernes Santo y la alegría del encuentro a las 12 de la mañana del Domingo de Resurrección.

Mantiene viejas costumbres, tradiciones y personajes, como "El Barandales" y "El Merlú". La Procesión del Silencio y la Toma del Juramento. Una Semana Santa cargada de momentos musicales únicos, y el silencio,... ese silencio estremecedor que todo lo comunica. Una Semana Santa rica en historia, cultura, patrimonio y fe.

Más información en estos enlaces:

https://www.turismocastillayleon.com/es/especialsemanasanta/interes-turistico-internacional

https://www.turismocastillayleon.com/es/especialsemanasanta

https://www.turismocastillayleon.com