Lunes, 17 de enero de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
El Cerro, Juan y yo

El Cerro, Juan y yo

OPINIóN
Actualizado 11/01/2022 07:26
Anselmo Santos

Tal vez no lo sabéis, tampoco tenéis por qué saberlo, pero mi buen amigo Juan y yo lo sabemos. Hay un hecho que ocurrió en El Cerro que no todos los pueblos pueden contar, y es que el año de 1930 pasó por allí un rey, concretamente Alfonso XIII, en los días 17 y 18 de marzo.

Pero seguro que ustedes saben pues lo hemos escrito en múltiples ocasiones, que Juan y yo, queremos a El Cerro y sus gentes. Y de ello y sobre ello los dos hemos llenado miles de folios con esa querencia mutua. Y apostilla Juan Jiménez, Juan “Serrano”. (Ver foto junto a su esposa). “Para uno, no nacido en El Cerro (Ver foto), es un honor y un placer al mismo tiempo, poder ensalzar aquello tan excepcional de este pueblo escondido en la sierra de la zona bejarana”. Pues eso.

Le pedí a Juan; datos personales y opinión además de reflexiones veraniegas de su estancia en este bello rincón salmantino al que vuelve todos los años desde Barcelona cual golondrina viajera. Presto y abundante me envío lo que expongo a continuación.

Sobre el servicio a la patria: “Tuve el honor de servir a la Patria, en el glorioso Ejército del Aire, en el año 1964 como cabo en el Escuadrón de Alerta y Control en Cadaqués (Gerona) donde juré bandera, para pasar posteriormente a la Base aérea de Zaragoza, donde pertenecí al 121 Escuadrón, instalado en Mayoría hasta mi licenciamiento, sacando el número 2 de la promoción para ascenso. Recuerdo con orgullo las palabras que nos dijeron en la despedida de bandera: “Habéis servido en el Ejército del Aire de España, por su cielo de la Patria, se va a la Patria Celestial. Y se nos dio una estampa con el Santo Cristo de El Greco, que decía esa frase tan bonita: 'Dichosos los hombres de camino limpio'.

Sobre la vida laborarl. “Empecé en los años 50 con un sueldo de 400, pesetas como meritorio de escribanía y después de ocho horas de trabajo había que hacer mecanografía para después ejercitarme en el Derecho Mercantil en el Colegio de Abogados de Barcelona. Con los años saqué una oposición eliminatoria para una plaza de Jefe de Compras en el Ramo Siderometalúrgico en la empresa Manufacturas Hispano-Suizas de Refrigeración. Conseguí la plaza. Pasé por el ramo textil en dos etapas y luego pasé a deportes otros largos años. Para terminar mi vida laboral como Analista de Mercado en Artes Gráficas, donde trabajé para empresas de renombre (Gallina Blanca, Bimbo, Bayer, Laboratorios y Clínicas y un sinfín de prestigiosas firmas comerciales). Fui siempre fiel a mis principios y me regí por el titulo de Perito Comercial, en una trayectoria de bien hacer y trabajo”.

Personal: “Me casé en 1970 el 2 de mayo, mi mujer es natural de El Cerro (Salamanca), teníamos 26 y 23 años de edad. Tuvimos 2 hijos nacidos el 9 de febrero de 1971 y 20 de septiembre de 1972, ahora tenemos cuatro nietos (3 varones y 1 hembra) que ya son mozalbetes y pidiendo paso en la vida, perfilando sus estudios en estos dificultosos tiempos. Puedo sentirme bien afortunado por estos magníficos dones de la vida pues es difícil actualmente poder reflejar el bienestar familiar”. ¡Gracias a Dios por su infinita bondad!

REFLEXIONES VERANIEGAS DE JUAN EN EL CERRO SOBRE LA AMISTAD: “Por muy alto que un hombre esté situado en la vida, siempre tiene la necesidad de un buen y fiel amigo”.

“Existen personas en nuestras vidas que nos hacen felices por simple casualidad de haberse cruzado en nuestro camino, la vida nos obsequió con esa amistad que nos forjó como personas”.

“LA AMISTAD significa; confianza, complicidad, sinceridad, diversión, aprecio, apoyo, alegría, lealtad, respeto… y a veces dolor profundo cuando un amigo se nos va”.

ANÉCDOTA: “Pa que luego digan de los catalanes… Jordi Tárrega i Querols, orondo representante de la burguesía catalana, entra una mañana en su habitual sucursal y se dirige al mostrador. Buenos días Don Jordi. ¿Qué quería? Bon día. Vengo a solicitar un crédito. Encantado de atenderle don Jordi. Veamos… ¿Qué cuantía solicita? Cien pesetes. ¿Cien?... Por favor don Jordi, no es necesario solicitar un crédito por esa cantidad. Puede usted retirarlo de cualquiera de sus cuentas. ¿Lo saco de su cuenta corriente o de su libreta de ahorro?-¡He dicho que quiero un crédito por cien pesetes! Si no me lo conceden, cancelo la cuenta, la libreta, el fondo de inversiones y me voy a otro banco.

-Oh, no, don Jordi. Por favor no me mal interprete. Desde luego no tenemos inconveniente en concederle el crédito, faltaría más. Bien. ¿Qué plazo desea?

Un mes.

Bien. Como es un plazo corto la aplicaremos un interés bajo y por ser usted uno de nuestros mejores clientes. Muy bien, pero pido dejar en garantía el-MERCEDES- y si no me lo aceptan ¡ya saben! cancelo la cuenta. Sí… don Jordi, puede usted dejarlo en el parking de la oficina…

Don Jordi llega a su casa y se dirige exultante a su mujer… ¡Monserrat!... Ya nos podemos ir de vacaciones… ¡Ya encontré parking vigilado para el Mercedes durante un mes!… y ¡solo por 105 pesetes!

He quedado emplazado con mi amigo Juan; a que cuando regrese cual golondrina volandera a El Cerro el próximo verano, hablemos del Teso de San Fausto y su historia singular, del “Balcón Mirador de Extremadura” y de los SILENCIOS infinitos del “Hoyo de Hornacinos”… y lo que se tercie de un pueblo; que como él bien dice: “Es un honor y un placer al mismo tiempo; el poder ensalzar aquello tan excepcional de este pueblo escondido en la sierra bejarana”…Pues eso.

Comentarios...