Lunes, 06 de febrero de 2023
Volver Salamanca RTV al Día
Cómo prepararse para ser madre
X

Cómo prepararse para ser madre

EMPRESAS
Actualizado 24/12/2021 09:53
Redacción

La vida son momentos mágicos en los que la felicidad está presente. Acabar una carrera, disfrutar de nuestra familia y amigos, casarse con el amor de nuestra vida o tener un bebé son algunos de los más importantes. Ser mamá es un paso importante, que requiere de meditación previa y de tener ganas de enfrentarse a esa nueva vida. Es una realidad para futuras mamás, es lógico que piensen que a partir de ese momento su vida cambia completamente y es cierto. Sin embargo, no solo hay que tener en mente a nuestro bebé, sino que nosotras también debemos preocuparnos por cuidarnos, no solo físicamente, sino también mentalmente. Además de ello, en este artículo hablaremos sobre la manera en que debemos prepararnos para ser mamás.

Es importante que las mamás primerizas se apoyen en otras mamás para sentirse comprendidas

9 meses de espera que para muchas mamás primerizas son eternos. Durante estos meses se piensa en la ilusión y en las metas que nos fijamos para educar al peque de la casa. La importancia de una madre es fundamental para ellos. Asimismo, cuando nace el bebé, llega también el momento en que cambia nuestro día a día y debemos adaptar nuestro ritmo y modo de vivir a él. A pesar de todo, no debemos olvidarnos de nosotras y es un asunto que nos puede llegar a agobiar si no seguimos ciertos consejos.

El primero de ellos se centra en el ejercicio físico, que debemos practicar desde el momento en que podamos al haber iniciado el posparto. Cuidar de un bebé recién nacido es muy exigente y son épocas en las que se descansa muy poco. A nivel físico y mental podría llegar a ser agotador, por lo que gracias al ejercicio lograremos descargar este tipo de sensaciones y conseguir con ello endorfinas. Lo mejor es ir paulatinamente hasta realizar ejercicios para fortalecer el suelo pélvico o el abdomen.

Por otro lado, al haber sido madres empezaremos a relativizar aspectos que antes de ser mamás considerábamos importantes. A su vez, es posible que haya mujeres que se centren excesivamente en la preocupación por sus hijos y con ello, se frustren y se sientan solas. Para ello, lo mejor es que se apoyen en otras madres que les ayuden a sentirse comprendidas.

La hidratación también es importante, pero la dieta no debemos descuidarla. Tras haberse producido el parto, siempre que haya lactancia materna, las demandas de líquido y alimento son mayores porque los bebés necesitan aporte nutricional. La ansiedad es posible que nos dé por refugiarnos en la comida, picoteando alimentos que no deberíamos. Por ello, lo mejor es organizarse bien y comer de manera saludable. En los momentos de agobio, lo que podemos hacer es practicar yoga para relajarnos y evadirnos de los problemas.

Dormir también es un consejo fundamental. En los momentos en que el bebé esté descansando, deberemos hacer lo propio, tratando de relajarnos y de enfocarnos en descansar. Si necesitamos delegar cuidados del retoño, no dudaremos en hacerlo, aprendiendo también a confiar en su papá o en nuestra familia más cercana. Hablando de la pareja, no tenemos que descuidarla, sino que habrá que mimarla y escucharla. Es muy útil sentarse y compartir sensaciones, alegrías y preocupaciones para sentirnos mejor.

Comentarios...