Miércoles, 17 de agosto de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
Los niños, los olvidados de los olvidados
X
CÁRITAS afirma que la infancia en riesgo de exclusión crece en Salamanca

Los niños, los olvidados de los olvidados

SOCIEDAD
Actualizado 07/11/2014
María Fuentes

En España, un 36,3% de los niños viven bajo el umbral de la pobreza a lo que se suma otra cifra desalentadora, y es que el 25% de los menores de 16 años sufre malnutrición

[Img #142423]

La sociedad, dice Cáritas, nos muestra que son precisamente los niños, los adolescentes y los jóvenes quienes sufren con más crudeza las consecuencias de la exclusión social. Lo cierto es que los datos están ahí: un 36,3% de los niños en España son pobres y el 25% de los niños españoles menores de 16 años sufre malnutrición.

Ante esto, la apuesta de trabajo de Cáritas Diocesana de Salamanca se enmarca en una tarea de prevención, promoción y recuperación personal desde las potencialidades y oportunidades que cada uno de los niños, niñas, adolescentes y jóvenes poseen. "La infancia en Salamanca es muy variada, y nosotros intentamos estar al lado de la más dura, y desgraciadamente la que más crece, que son esos niños que están en riesgo de exclusión social", afirma Miguel Ángel Martín, educador de Cáritas.

Para estos menores, hay un riesgo fundamental, y es la desconexión con el ámbito educativo-cultural, pues estos niños pertenecen a familias con problemas económicos y eso repercute en los niños. Según explica el educador, ante esta problemática surge el proyecto 'Educación de Calle', que consiste en acercarse a la realidad en un trato a la realidad de tú a tú. "Estando en la calle, hay cosas que los niños te dicen, y lo único que quieren es jugar, pero ahí percibimos otro tipo de necesidades que ellos requieren y van más enfocadas al tema de los valores, avanzar en la educación escolar, la sociabilidad para relacionarse con gente que no es de su barrio, o de su calle, y por supuesto, el tema de que sean vistos por sus vecinos como niños y nada más, sin nombres y apellidos".

[Img #142424]

"Los niños son los olvidados de los olvidados. La infancia es la eterna olvidada, sirven para tener imágenes potentes de campañas publicitarias, pero son los últimos de los últimos. La idea que tenemos en la cabeza es que un niño sólo en la calle es peligroso, y si ves un grupo de niños solos, más cuidado aún y rechazo", explica.

Con la puesta en marcha de diferentes programas, Cáritas reclama a la ciudadanía y a las instituciones un conjunto de espacios organizados donde los niños puedan jugar, pues a su juicio, la calle es cada vez un espacio de menos juego libre para los menores, sean del barrio que sean, aunque reconocen que la zona más demandada en la ciudad es la que va desde Tejares hasta el barrio San José. "Mejorar las zonas de cada barrio, poder jugar de manera saludable y sin riesgos físicos, los niños lo necesitan y hoy en Salamanca no lo tienen" concluyen.

El futuro laboral, la mayor preocupación entre los jóvenes

Cáritas sitúa en Salamanca la cifra de los casi 500 niños y adolescentes atendidos, y aunque el porcentaje es amplio, no se conforman "pues donde hay demanda, hay que estar". La labor con los adolescentes salmantinos cobra cada vez más protagonismo, de ahí que se pongan en marcha también espacios para jóvenes gestionados por ellos mismos donde puedan pasar su tiempo libre en un ambiente saludable, algo "fundamental" para su desarrollo. "Procurar acercarles formas sanas de gastar su tiempo y procurar realizar encuentros con gente de otros barrios, que no se aíslen, además del acompañamiento laboral con una oficina de empleo para que ellos puedan asesorarse y el acompañamiento en el ámbito educativo cuando no saben por dónde encaminar su futuro. Los jóvenes no ven salida, son muchos los que tiran la toalla ante la dificultad que tienen para acceder al mercado laboral", explica Miguel Ángel Martín.

Una de las preocupaciones de Cáritas con este sector de la población es el tema de la desmotivación. Según explica el educador, son cada vez más los jóvenes que les cuesta esforzarse y conseguir cosas por sí mismos, sobre todo en el tema escolar, y una vez que acaban la formación, no encuentran su sitio, lo que dificulta retomar las riendas de su futuro.

Lo importante -añade- es no perder el vínculo con asociaciones como Cáritas o muchas otras de similar características para que sepan que siempre pueden recurrir a una mano ayuda que pueda servirle de herramienta para construir su futuro, un futuro que importa y por el que trabajan cada día más de 40 personas desde el área de juventud e infancia de Cáritas Diocesana de Salamanca.

Comentarios...