Dicen que se toman en serio a los peatones, ¿será de verdad?

Esta semana se ha divulgado que El Ayuntamiento impulsa un decálogo de medidas para reducir los accidentes, hacer de Salamanca una ciudad más segura y proteger a los colectivos más vulnerables como los niños, mayores y personas de movilidad reducida”, según la nota publicada en la web municipal. Teniendo presente que, como recuerda el jueves un diario de edición salmantina, ya se anunció un Plan en 2012, esperemos que esta vez vaya en serio. Es de suponer que obligado por el goteo de atropellos desde hace meses, no por la proximidad de las elecciones.

Como ya he insistido muchas veces, hay que afrontar este problema desde la realidad de que el 60’5% de los viajes en Salamanca se realizan caminando (dato del Plan de Movilidad). Y, por si acaso, que las personas no son vehículos. Parece lógico, por tanto, que se mejoren nuestras calles desde la perspectiva de los que caminan, frente a pensar en coche como hasta ahora (23’8% del total de viajes).

Empecemos por reducir la velocidad máxima a 30 km/h. en la ciudad. Junto con medidas que permitan el uso seguro de la bici por la calzada, lo que consolidaría la reducción de velocidad. También crear zonas peatonales en los barrios. A partir de aquí las medidas de la nota municipal en general están bien, ya demandadas en muchas ocasiones. Trascendental hacer muy visibles los pasos de peatones con señales, iluminación o eliminar obstáculos (siempre que no sea sinónimo de cortar árboles).

Pero olvidan algunas. Como levantar los pasos de peatones a la altura de la acera, es decir, cambiar la perspectiva del coche al peatón al diseñar la calle. Que además ayuda a reducir la velocidad más que los radares, y parece que las multas. Desde luego los pasos tienen que estar situados de forma lógica, siguiendo caminos naturales para quienes caminan, no romper itinerarios, ¿qué es eso de pasos de peatones asimétricos?, y ponerlos donde faltan; pero no retranquearlos en las rotondas, ¿por qué hay que alargar de forma ilógica los recorridos a pie?; hagan rotondas con dimensiones más reducidas (la mayoría son desmedidas) y con los embocamientos más estrechos para los coches, seguro que reducen la velocidad.

Por supuesto ayudaría que los semáforos tuvieran tiempos lógicos y suficientes para todos los peatones (tanto en la fase verde como en la espera), en especial los de pulsador. También que en puntos peligrosos como acceso a Hospitales o a centros educativos, por ejemplo, que funcionen con normalidad,  anulando el pulsador en las horas de mayor uso por parte de peatones.

Desde luego es muy, muy importante la formación e información para todos: peatones y conductores. Pero NO criminalizar a los peatones; según los datos municipales, la mayoría de atropellos se producen por infracciones del conductor. Cruzar por un sitio sin paso, o en rojo un semáforo, suele esconder un mal diseño de itinerarios peatonales o tiempos inadecuados en los semáforos. Y eso no se combate con vallas o multas, sólo demuestra que lo que importa es el coche y el que molesta es el peatón.

 Por último insistir que las paradas de los autobuses deben realizarse en la calzada por donde circula, alargando la acera hasta ese punto. Obligar a introducirse a un autobús, con personas de pie, a un apartadero es incómodo y peligroso para los usuarios, en especial para mayores y quienes tienen problemas de movilidad, ¿no se dice que se apuesta por el transporte público, que además nos cuesta mucho?

Y ya que estamos, ¿por qué ha desaparecido de la web municipal la Memoria Anual de la Policía Local?, por los 400.000 euros que nos costó ya se podían esmerar.

 

NOTA: los datos del cuadro se han obtenido de las Memorias de la Policía Local, y desde que no se publican, en los medios de comunicación.