Lunes, 19 de agosto de 2019

Ganemos Salamanca, es el momento

Es el momento, en realidad lo lleva siendo mucho tiempo, pero se dice eso de “nunca es tarde si la dicha es buena”, y ya no podemos esperar más. Vivimos en un momento político e histórico crucial para el devenir de nuestro país y de Europa, y debemos tener la audacia y altura de miras necesarias para acertar con la solución al problema que se nos plantea.

 

Hace unos días se presentó la plataforma Guanyem Barcelona (Ganemos Barcelona), formada entre otras personas por Ada Colau, ex-portavoz de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, y que para mi han dado en el clavo en el análisis de la situación y de su solución. En un momento de ruptura democrática del Régimen, en el que es necesario hoy más que nunca un nuevo proceso constituyente que asiente las bases de un nuevo Estado, hay que empezar por lo concreto, desde abajo, como se supo hacer con el advenimiento de la II República, que llegó tras el resultado de unas elecciones municipales. En esta situación los partidos políticos tienen que saber dar un paso atrás para que sus ideas den dos pasos hacia delante, se trata de formar parte y no de ser la parte.

 

Ahora bien, el modelo de Guanyem Barcelona no es compatible 100% con una ciudad como Salamanca, principalmente porque en ese modelo el verdadero peso lo llevan los movimientos sociales, y aquí en Salamanca, aunque se están empezando a construir y tejer redes, es un nivel insuficiente para llevarlo bien a cabo.

 

Si sabemos intercalar las candidaturas tradicionales con candidaturas ciudadanas independientes, elegidas en procesos de primarias abiertas, apostar por modelos de democracia participativa como los revocatorios, los referendos vinculantes, presupuestos participativos, modelos de financiación como el “crowdfunding” (financiación colectiva), etc, habremos hecho mucho ya, y sobre todo habremos construido un efecto sinergia (del que ya hablé en anteriores artículos) multiplicador y generador de esperanza, ilusión y dignidad.

 

Así y sólo así dejaremos de aspirar al dichoso 10%, para tener aspiraciones de ganar, porque sí se puede. El miedo está empezando a cambiar de bando.