Viernes, 24 de mayo de 2019
La Sierra al día

Sonrisas y lágrimas en la fiesta de Majadas Viejas

LA ALBERCA | Las fiesta fue suspendida tras una pelea durante las vaquillas

[Img #39527]

Sabor agridulce el que vivieron los cientos de romeros que acompañaron a la Virgen de Majadas Viejas en su fiesta anual de La Alberca. Día de tradición, fiesta, devoción y hermandad, empañado por una pelea al final de la tarde que obligó a los organizadores a suspender las vaquillas como consecuencia del tumulto generado.

La fiesta se inició a primera hora con la salida de la procesión desde la iglesia parroquial para marchar a hombros de las mujeres de la localidad hasta el paraje de Majadas Viejas, en cuya ermita se celebró la multitudinaria Eucaristía oficiada por el párroco Alfredo Fernández. Posteriormente se realizó el tradicional ofertorio y bailes charros en honor a la patrona.

Tras la comida en hermandad, con el olor a tortilla y dulces de la Sierra, llegó el momento para la [Img #39524]representación de la Loa, tan antigua como la misma fiesta, auto sacramental en el que los actores de Cateja Teatro interpretan la leyenda sobre el encuentro de la Virgen en el lugar por el ermitaño Florián y cómo el demonio trata de impedírselo. La Loa, que se ha convertido en símbolo de las fiestas albercanas, emocionó a propios (los albercanos se conocen el guión de memoria) y visitantes.

La nota triste de la jornada llegó con la última de las actividades, las también tradicionales vaquillas, que hubieron de ser suspendidas tras un altercado entre varios miembros de una misma familia que iniciaron una pelea nada más empezar saltar al ruedo el primer animal. Los organizadores, dada la violencia y el tumulto generado,  optaron por concluir el evento taurino. Según parece, no es la primera vez que algo así ocurre aunque no con tanto nivel de agresividad hasta el punto de que el altercado continuó entre los contendientes dentro de la ambulancia cuando eran desplazados al Centro de Salud de La Alberca.

Sonrisas y lágrimas por tanto para una fiesta que reúne a numerosos vecinos y visitantes y que se ha convertido en una cita ineludible para el folklore de la Sierra de Francia.

Raúl Mateos

SALAMANCArtv AL DÍA - Cuaderno de Entresierras