La nueva Ley de Castilla y León incluirá la violencia vicaria y digital

El anteproyecto también prevé la creación de un servicio de atención psicológica al agresor con el reto de modificar sus comportamientos
Stop a la violencia de género

La futura Ley de Atención integral a las víctimas de violencia de género de Castilla y León, que verá la luz antes de que termine esta Legislatura, tipificará cuatro nuevas formas de agresión: la digital y tecnológica; la vicaria, que se ejerce sobre hijos y otros familiares; la de segundo orden, sobre personas que apoyan a las víctimas, y por primera vez la institucional, que comprende las acciones u omisiones que se realizan desde la administración pública con el fin de diferir, obstaculizar o impedir el acceso a derechos para una vida libre de violencia.

Asimismo, el anteproyecto, elaborado con las propuestas del Diálogo Social, de 78 entidades de este ámbito y de un centenar de profesionales, prevé la creación de un servicio de atención psicológica al agresor con el reto de modificar sus comportamientos y el desarrollo de programas de tratamiento para prevenir la reincidencia.


Otra de las novedades más destacadas de la futura ley, que actualizará el texto de 2010, contempla la intervención de las redes de atención especializada orientadas a los cuidados de mujeres que, además se sufrir violencia de género, padecen algún tipo de discapacidad, enfermedad mental grave, adicciones o trata y explotación sexual.

Además, la futura ley amplía la protección a más personas y cita de forma expresa a mujeres trans, niñas y adolescentes en situación de violencia de género y también a los menores que se encuentren bajo su patria potestad o guarda y custodia, así como a los familiares, por consanguinidad o afinidad hasta el segundo grado inclusive, que convivan con ella.

Bajo el paraguas de esta ley figuran también las mujeres castellanas y leonesas retornadas que hayan sido víctimas de violencia de género en otro país.