Bracamonte al día

“La situación de los transportistas es insostenible. Vivimos con un incremento en los costes, competencia desleal y casi nulo reconocimiento social”

Asegura que la huelga proyecta en diciembre tendrá un nulo impacto, mientras reclama mayor protección de las administraciones y un apoyo más fuerte de la sociedad
Juan Carlos Cifuentes, conductor de camión de Peñaranda
Hablar del transporte por carretera es hacerlo de trabajadores que ofrecen su vida al asfalto y el traslado de mercancías, dentro de una vida que se vive en kilómetros y que dista mucho de las comodidades más mundanas de un hogar.
 
Un ejemplo de ello es Juan Carlos Cifuentes, conductor de camión en la empresa Transportes Hermanos Martin Hidalgo, quien hoy, a sus 56 años, atesora una experiencia vital cargada de anécdotas y vivencias, siempre pegadas a la cabina de un tráiler, su eterno compañero desde que comenzara su actividad con 21 años.
 
Juan Carlos es rotundo al analizar la próxima huelga impulsada por la patronal, asegurando de ella que “no vamos a adelantar nada…seguiremos cargando y descargando pero para nada…no se puede anunciar una paro con tanto tiempo”.
 
Una realidad, a la que se suma el aumento en el coste de carburantes y materias primas, que parece no haber tenido impacto en las vías españolas ya que, tal y como asegura, “se sigue viendo la misma afluencia de camiones en las carretera y desde la próxima semana, con el aviso de la huelga, todavía mas…las grandes superficies no van a dejar que se vacíen sus estanterías teniendo un aviso de paro con tanto tiempo…es una protesta para nada”.
 
Una situación que, en Reino Unido, con sus singularidades, ha supuesto un problema insalvable dentro del abastecimiento, pero que en España, tal y como asegura Juan Carlos, “es igual de insostenible… los transportistas vivimos a día de hoy con una subida del 28% en el carburante, mientras que el AdBlue se ha incrementado un 56%. Hoy llenar el depósito nos supone un aumento en el coste de más de 300 euros…yo llevo un depósito de 600 litros asique ya de dirás. Es algo que ha llevado a mi empresa, por ejemplo, a tener un nuevo camión parado, a la espera de ver si mejora la situación para poder contratar un chofer…De hecho los que hoy estamos en activo, si la situación se mantiene así, creo que tampoco tenemos un futuro seguro

strong>…es más difícil de lo que la gente pueda creer”.
 
Una complicada realidad, que se acentúa si comenzamos a hablar del precio por los portes en las mercancías. Una situación sobre la que Juan Carlos es rotundo: “hoy los portes son iguales que hace 20 años o incluso más bajos…subirlos es entrar en una situación en la que si tu no lo haces ya hay 200 detrás que lo realizan más barato…hay una guerra dentro del gremio en la que se está trabajando con matrículas portuguesas o rumanas, que cotizan en aquellos países y pagan mucho menos…a ellos nos les importa nada…creo que esto es la definición exacta de sabotaje o competencia desleal. Pero aquí como Tráfico y Fomento no tienen en cuenta estas situaciones no pasa nada…y así nos va, el sindicato no le echa cojones y así estamos”.
 
Pero con una posible huelga general en los transportes por carretera, anunciada desde el 20 de diciembre, la situación no parecer ser mucho mejor de cara a conseguir objetivos ya que, tal y como asegura, “los conductores no podemos ponernos en huelga así como así…los asalariados si nos ponemos a ello nos enfrentamos a un despido. En mi empresa no hemos hablado de ello pero es una situación insostenible para empresas y trabajadores, eso lo tengo muy claro”.
 
Al margen de toda esta problemática laboral, los choferes y responsables de las empresas de transportes también ven una situación muy desigual en la sociedad. Y es que, tal y como asegura Juan Carlos, “yo creo que la gente no nos tiene en consideración. Durante la pandemia si porque éramos quienes abastecíamos a los supermercados de alimentos…en ese tiempo sí que nos reconocieron, pero ahora no nos consideran como un sector imprescindible…si los camiones paramos solo tres días sin avisar seguro que la gente nos vería como lo que somos…creo que es necesario que la sociedad se conciencie de que somos vitales para el abastecimiento en España. Y las soluciones pueden venir si la población nos toma tan en serio como lo que somos”.