Mariano Esteban de Vega: “Hay que salir de la situación de desánimo, tenemos posibilidades para cambiar y ahora es el momento”

El candidato a rector de la Universidad de Salamanca destaca que “hay que hacer cambiar la perspectiva de lo que se viene haciendo en el rectorado”
El catedrático en Historia Contemporánea, Mariano Esteban de Vega - VM

Candidato a rector de la Universidad de Salamanca, Mariano Esteban de Vega recibe a SALAMANCA rtv AL DÍA en su despacho de la Facultad de Geografía e Historia. Catedrático en Historia Contemporánea, tiene a sus espaldas una amplia trayectoria profesional con cargos relacionados con la institución. En esta entrevista, el candidato nos cuenta su decisión de presentarse a rector y desvela algunas líneas de su candidatura. 

¿Por qué se presenta Mariano Esteban como candidato a rector de la Universidad de Salamanca? ¿Qué le ha hecho dar este paso? 
Me presento porque soy miembro de nuestra comunidad universitaria desde que fui estudiante, prácticamente nunca me he desvinculado de ella. He ocupado muchos puestos como docente, como investigador y como gestor y finalmente ha llegado un momento en el que he tomado esa decisión, por confianza en mí mismo y por confianza de la gente que me rodea. También  por otra parte, porque la situación en la que se encuentra actualmente la universidad no me parece adecuada. Creo que puedo contribuir a una universidad mejor.

Tiene una amplia trayectoria profesional en lo que a gestión académica se refiere, destacando que fue el vicerrector de la Conmemoración del VII Centenario de la Universidad,  está claro que usted conoce bien la Universidad, ¿eso le beneficia a la hora de presentarse?
Creo que sí, muy probablemente si no tuviera ese conocimiento de la universidad no hubiera dado este paso. Además, he ocupado fundamentalmente dos cargos que fueron el de vicerrector de profesorado, Ordenación Académica y profesorado, por la cual tenía un poco la estructura organizativa de la universidad en la cabeza;  y por otro lado el que ha mencionado, Vicerrector por la Conmemoración del VII Centenario, el cual me dio otra perspectiva más de proyección, de hacia donde se tenía que dirigir la Universidad. De proyectos estratégicos. Creo que tengo una visión, por mi experiencia, bastante completa. 

Usted es un académico  muy querido por sus compañeros docentes, prueba de ello es que fue el docente más votado de las elecciones para la renovación del Claustro en los comicios de enero de 2019, ¿cómo le hace sentir eso?
Eso es una gran satisfacción y también es una de las razones por las que finalmente decido dar este paso como candidato, es un honor, un orgullo, pero al mismo tiempo es un sacrificio personal, profesional, familiar, etc. Si no fuera porque yo no sintiera que  una buena parte de mis compañeros tiene una buena opinión de mí, pues no lo haría.  
  
En alguna ocasión ha dicho que hay que invertir en mejorar las condiciones tanto del profesorado, como de los alumnos y del personal de administración, en definitiva, de toda la comunidad universitaria. ¿Cómo?
Yo creo que en este caso lo que habría que hacer es un giro de lo que se viene haciendo, cambiar la perspectiva.  En el sentido de que en los últimos años desde el equipo de gobierno lo que se ha promovido sobre todo es una visión muy autocomplaciente, muy engañosa en este sentido, según la cual en la Universidad de Salamanca todo va bien desde el mes de diciembre de 2017, cuando llegó al cargo el actual rector. Antes todo iba muy mal pero llegó el actual rector, y todo comenzó a ir bien. Ejemplo de ello son las cifras que tenemos, estaríamos aumentando en estudiantes, en profesores, el personal, etc. Pero hay un problema con las cifras y es que a veces se están dando algunas que no son ciertas, se descontextualiza, algunas de las cosas que están sucediendo aquí son las mismas que están teniendo lugar en otros sitios. Si uno hace una afirmación, y la descontextualiza, sencillamente lo que estamos haciendo es jugar con las medias verdades, y eso da lugar a medias falsedades. Por tanto, yo creo que eso es a lo que fundamentalmente se está dedicando este equipo, a crear una burbuja de que todo marcha bien y lo que nosotros queremos es poner el énfasis en otra cosa, en solucionar los problemas reales que existen. 


Ya hay fecha para la primera, y si fuese necesaria, para la segunda vuelta, ¿cree que tiene posibilidades de ganar? 

Claro, por supuesto, si no no me presentaría. Podemos ganar en la medida en que seamos capaces de convertir en votos lo que sí creemos que es una sensación bastante generalizada en la universidad: el deseo de cambio. Hay una sensación de cansancio en estos años en los que se han perdido muchas oportunidades y también una desconfianza hacia la otra candidatura. Somos optimistas.  Quiero señalar que a nosotros nos disgusta bastante que el rector esté aprovechando recursos institucionales, como la convocatoria de un acto claramente electoral desde el gabinete del rectorado. El gabinete del rector tiene que estar a cosas oficiales, no de la candidatura. Nos quejaremos si esto sigue sucediendo. 

Por último, unas palabras para la comunidad universitaria….
Lo que tengo que decir es que hay que salir del desánimo y cansancio, que hay que recuperar la ilusión y es posible mejorar, tenemos posibilidades de cambiar y son ahora. no hay porque estar esperando. Venimos de una situación difícil también con la pandemia, pero hay que hacer ese esfuerzo porque hay que sentirse orgulloso de una institución como la nuestra y es posible comprometerse.